La Guardia Civil desarticula un punto de distribución de hachís en Arganda del Rey

MADRID, 18 (EUROPA PRESS)

Agentes de la Guardia Civil, destinados en el Puesto de Arganda del Rey, han desarticulado en este municipio madrileño un punto de distribución de hachís con la detención ayer de cinco personas, tres de nacionalidad rumana y dos marroquíes, por su implicación en un delito contra la salud pública, informó hoy la Comandancia de la Guardia Civil de Madrid.

Los detenidos son M.N., marroquí de 37 años, con domicilio en Algeciras; R.B., rumano de 26 años; F.L.R., rumana de 40 años; I.D., rumano de 24 años, los tres con residencia en la capital; y R.M., marroquí de 26 años, vecino de Arganda del Rey. La Guardia Civil se ha incautado de 5.460 euros y 395 bellotas de hachís, que alcanzan un peso final superior a los 3.800 gramos.

Con motivo de los servicios que prestan habitualmente en prevención del tráfico y consumo de estupefacientes, los agentes del Puesto de Arganda del Rey tuvieron conocimiento de la llegada de una partida de droga a la localidad.

El dispositivo de vigilancia preparado al efecto, localizó en la noche del lunes la llegada de un vehículo sospechoso con cuatro personas a bordo, que se alojaron en un céntrico piso de Arganda.

A la mañana siguiente, el incremento en la actividad alrededor del domicilio confirmó que la Guardia Civil se encontraba tras una operación de compraventa de drogas.

Varias horas después, los presuntos traficantes abandonaron el piso y se dirigieron al coche con el que habían viajado hasta Arganda. La perseverancia de los Agentes del Puesto obtuvo su recompensa cuando estos individuos recogieron al último de los sospechosos, supuesto propietario del domicilio, frente al portal del que ellos mismos habían salido minutos antes.

El hecho de que esta última persona tomara esta medida de seguridad fue el indicio final que impulsó a los Agentes a identificarles y registrar el vehículo.

SOSPECHAS CONFIRMADAS

Pocas calles después, varios agentes les dieron el alto y se felicitaron ante la confirmación de sus sospechas: los ocupantes del asiento trasero llevaban entre sus piernas varias bolsas de plástico, que contenían gran cantidad de bellotas de hachís.

El último de los sospechosos observado había ocultado entre sus ropas una bolsa con un fajo de billetes, de los que no pudo acreditar su procedencia. Por ello, los cinco son detenidos en el lugar por su implicación en un delito de tráfico de drogas.

Las gestiones realizadas posteriormente concluyeron que cuatro de los detenidos eran "boleros" procedentes de Algeciras, que se habían introducido bellotas de hachís en su organismo para expulsarlas en el domicilio del quinto detenido. Éste les pagaría con parte del dinero que obtuviera con la venta de los estupefacientes a traficantes a pequeña escala.