La Guardia Civil detiene a nueve narcotraficantes que operaban en Bizkaia, a los que se incautaron 75 kilos de hachís

BILBAO, 29 (EUROPA PRESS)

La Guardia Civil ha detenido a nueve personas, una de ellas menor de edad, componentes de una organización dedicada a la introducción y distribución de droga en Bizkaia y norte de España, a los que se incautaron 75 kilogramos de hachís y 32 dosis de cocaína.

Según informó la Delegación del Gobierno en el País Vasco, la organización tenía su "sede" en la localidad vizcaína de Mungia y distribuía la mercancía en Portugalete, Leioa, Galdakao y Sopelana.

A los detenidos, S.A. de 29 años, A.E.H. de 29 años, A.A. de 44 años, R.H.E.C. de 50 años, A.A. de 37 años, K.K. de 38 años, M.A. de 36 años, A.E. de 37 años, junto con un menor de 15 años de edad, se les ha intervenido un total de 75 kilos de hachís y 32 dosis de cocaína.

La organización operaba en Bizkaia desde el año 2006, con "medidas de precaución extremas", hecho éste que ha provocado que "su actividad persistiera en el tiempo". Tras estas detenciones, las investigaciones continúan por si pudieran realizarse nuevos arrestos.

Durante la operación, se han efectuado registros en diferentes bares ubicados en varias localidades vizcaínas (Portugalete, Leioa, Galdakao y Sopelana) que constituían puntos de venta directa de droga al consumidor.

Las investigaciones, comenzadas el pasado mes de octubre, se han desarrollado sobre varias personas de origen magrebí e integrantes de una red organizada, que desarrollaban sus actividades tendentes a la introducción y distribución de droga en la zona norte de España. De esta forma, la Guardia Civil tuvo conocimiento de todo el entramado delictivo, "destacándose dos personas que conformaban el liderazgo de la rama de la organización afincada en Bizkaia".

MADRID-ASTURIAS

Según los datos aportados tras la investigación, "cada diez días aproximadamente" un componente de la organización se desplazaba a Madrid donde recogía partidas de hachís que oscilaban entre los 15 y 30 kilos para, posteriormente, trasladarla hasta la localidad vizcaína de Mungia, donde era almacenada. De este modo, se pudo comprobar una periodicidad de venta habitual del orden de los 100 kilogramos de hachís mensuales.

Posteriormente, la droga era distribuida a través de bares que los propios integrantes de la organización regentaban y que constituían puntos de venta directa al consumidor en las localidades antes citadas. Igualmente se pudo detectar que los integrantes de la organización traficaban con pequeñas partidas de cocaína, sustancia que era dosificada y vendida en un establecimiento de la localidad de Sopelana.

Según explicaron fuentes de la Guardia Civil, tras diversas investigaciones, en el mes de abril se interceptó a uno de los "correos" de la organización, que se disponía a llevar a cabo un traslado de hachís desde Madrid hasta Asturias.

Ante dicha circunstancia, la Guardia Civil estableció un operativo en las vías de comunicación entre Madrid y el Principado de Asturias, que permitió la detención en la AP-66, a su paso por la provincia de León, del mencionado "correo", el cual transportaba en unos depósitos habilitados al efecto en el motor de su vehículo 20 kilos de hachís.

Durante ese mismo mes, agentes de la Guardia Civil detectaron como uno de los integrantes de la organización se disponía a realizar un traslado de hachís desde Madrid hasta Bizkaia. Establecido el operativo policial, se interceptó el envío, de 15 kilos de hachís en la AP-68 a la altura del peaje de Areta, ocultos entre la carrocería y tapicería del turismo.

Esta última actuación "desencadenó la detención del resto de los integrantes de la organización", practicándose un total de nueve detenciones, entre las que se hallaba el hijo de uno de los detenidos, menor de edad, que fue sorprendido "cuando intentaba deshacerse de 10 kilogramos de hachís".

A continuación, se practicaron registros en diferentes domicilios y bares ubicados en Bilbao, Galdakao, Santurce, Mungia, Portugalete, Leioa y Sopelana, donde se han intervenido útiles de envasado y manipulación de drogas, diversa documentación, material informático, trece teléfonos móviles, más de 1.300 euros y cinco vehículos. Los locales públicos se encuentran pendientes de decretar su clausura por parte de la Autoridad Judicial.

Los detenidos y efectos intervenidos han sido puestos a disposición de la Autoridad Judicial competente, quien ha ordenado prisión para todos los integrantes de la organización, a excepción del menor, que pasó a disposición de la Fiscalía de Menores de Bilbao.