La Policía desmantela en Madrid un laboratorio de manipulación de cocaína y detiene a diez narcotraficantes

MADRID, 17 (EUROPA PRESS) Agentes de la Policía Nacional adscritos a la Comisaría General de Policía Judicial han desmantelado en Madrid un laboratorio de manipulación de cocaína y detenido a diez narcotraficantes. Los arrestados pertenecen a un cártel dominicano dedicado a la introducción, manipulación y distribución de este estupefaciente en España. La banda introducía la droga principalmente por medio de "muleros" -correos humanos- procedentes de la República Dominicana y otros países centroamericanos. En la operación, se han practicado seis registros en los que se han intervenido 3.200 gramos de cocaína así como diversos útiles utilizados para la adulteración de la droga, entre otros efectos. Las investigaciones se iniciaron a finales del año pasado sobre una organización compuesta por ciudadanos de la República Dominicana dedicada a introducir en nuestro país grandes cantidades de cocaína. La organización estaba dirigida desde Santo Domingo por un ciudadano de ese país el cual mantenía vínculos con narcotraficantes colombianos. En España, el grupo operaba desde el barrio madrileño de Tetuán, donde controlaban el tráfico de estupefacientes de ese distrito. En el transcurso de las investigaciones se pudo constatar que también distribuían cocaína en Escocia y en Italia. La policía italiana detuvo a uno de sus miembros con cerca de 800 gramos de esta droga que iba a distribuir en ese país. El grupo se proveía de cocaína principalmente por medio de "muleros" (personas que transportan la droga oculta en el interior de su cuerpo) que llegaban al aeropuerto de Madrid-Barajas procedentes de la República Dominicana y otros países centroamericanos. Eran recogidos por otros miembros de la organización que los trasladaban hasta los domicilios de que disponían en la zona de Tetuán, donde les alojaban hasta que expulsaban la cocaína. En otras ocasiones también adquirían partidas de estupefaciente que habían sido introducidas por otros grupos delictivos. Ocultaban la droga en varios domicilios y después de "cortarla" se concertaban con diferentes compradores para su distribución. Utilizaban una habitación alquilada en un domicilio de Madrid que hacía las funciones de laboratorio o "cocina". Allí mezclaban las diferentes partidas de droga y las adulteraban y empaquetaban para distribuirla, y en el registro realizado por los agentes se localizaron todos los instrumentos necesarios para realizar estas tareas. DETENIDOS Los investigadores tuvieron conocimiento de que el presunto responsable del grupo se había puesto en contacto con un colaborador suyo, afincado en la localidad madrileña de Móstoles, con quien acordó la compra de más de un kilo de cocaína. Esa misma tarde, otros dos integrantes del grupo se desplazaron a dicha localidad para pagar el estupefaciente al tiempo que otros dos individuos se hacían cargo de la droga. Después de realizar la transacción, la mayor parte de los miembros de la organización se reunió en el domicilio que les servía de laboratorio. Los agentes establecieron entonces un amplio dispositivo en las inmediaciones que dio como resultado la detención de nueve de sus componentes. Cuando fueron interceptados portaban cerca de dos kilos de cocaína. Al día siguiente, el proveedor de la droga fue igualmente arrestado en su domicilio de Móstoles. Se han practicado un total de seis registros, cinco en Madrid y uno en la localidad de Móstoles, en los que se han intervenido 3.200 gramos de cocaína, 8 prensas metálicas y una de madera, 5 balanzas de precisión, 24 cilindros metálicos de diferentes tamaño, equipos electrónicos y de informática, teléfonos móviles, vehículos y 3.000 euros en efectivo. La operación ha sido desarrollada por agentes de la Brigada Central de Crimen Organizado de la UDYCO Central de la Comisaría General de Policía Judicial.