La Policía Nacional desmantela una plantación de marihuana en el Polígono Sepes de Huesca

HUESCA, 18 (EUROPA PRESS) Agentes del Cuerpo Nacional de Policía de Huesca detuvieron en la noche del pasado día 12 de marzo a José L. A., de 36 años de edad, que cuenta con tres detenciones anteriores, y a Rosa M.R.A., de 41 años de edad, por un presunto delito de tráfico de drogas, al descubrir que poseían una plantación con cuatrocientos ejemplares de marihuana en una nave del Polígono Industrial Sepes. Los dos detenidos, vecinos de la capital altoaragonesa, como presuntos responsables de un delito de tráfico de drogas, están ya en libertad sin cargos, según informaron hoy en rueda de prensa el subdelegado de Gobierno en Huesca, Ramón Zapatero y el Comisario Jefe de la Policía Nacional en Huesca, Antonio Placer. Las detenciones se produjeron de madrugada, cuando los policías se encontraban patrullando por el polígono industrial y vieron correr a un individuo por un callejón de dicho polígono. Por este motivo, varias dotaciones policiales dieron una batida por las inmediaciones, localizando a un vehículo estacionado con la puerta del maletero abierta, junto a una nave industrial que tenía la puerta abierta y las luces apagadas, y a dos personas que salían de la nave con varias cajas. Mientras la Policía identificaba a esa dos personas, otros policías procedieron a hacer una rápida inspección de la nave industrial por si podía haber más personas, momento en el que percibieron un fuerte olor a marihuana y escucharon el ruido de unos extractores de aire, descubriendo en un lugar acondicionado de la nave numerosas plantas de marihuana con fuertes luces y riego, por lo que procedieron a la detención de los dos identificados. En un registro posterior con la luz del día se comprobó que en una zona de la nave, separado del resto por una gran lona azul, se encontraban dos salas perfectamente habilitadas con numerosas plantas de marihuana. Dichas salas tenían las paredes forradas con un material reflectante, disponiendo de varios humidificadores, ventiladores en funcionamiento colgados del techo a diferentes alturas, lámparas de luz de gran potencia, generadores eléctricos de calor y frío y termómetros de control de temperatura, medidores de Ph, calentadores del agua de riego, y una herramienta de precisión de control digital de temperatura y un microscopio. Los maceteros donde se encontraban las plantas se abastecían de agua mediante riego por goteo a través de tubos plásticos y bombas de agua de pequeño tamaño, que exportaban el agua desde diversos contenedores, regulándose el riego a través de programadores manuales y electrónicos. Con este acondicionamiento, que mantenía el ambiente a humedad y temperatura constante se podían obtener numerosas recolecciones de marihuana al año, de hecho se encontraron plantas en diversas fases de crecimiento y madurez. Las plantas incautadas, un total de 400 en diferentes estados de crecimiento, arrojaron un peso de 50 kilos. Los ahora detenidos pagaban un alquiler por esta nave de 100 metros cuadrados, distribuida en diferentes zonas para la selección, cultivo y secado de la marihuana. En la nave la Policía se incautó de una balanza de precisión y otra de cocina, un pequeño molinillo para triturar las hojas y numerosas bolsitas de plástico transparente, con una hoja de marihuana impresa, para la distribución y venta de la droga, así como todo el equipamiento necesario para realizar unas diez cosechas al año, según informó el Comisario Jefe de la Policía Nacional en Huesca, Antonio Placer. La Policía baraja la posibilidad de que esta droga fuera distribuida a provincias limítrofes, ya que en el momento de la incautación había un total de 97 plantas adultas, además de 2 kilos de cogollos de marihuana secos preparados para su embolsado, distribución y consumo.