Un hombre que se hizo pasar por guardia civil muere tras ser detenido por la Guardia Urbana de Barcelona

BARCELONA, 18 (EUROPA PRESS)

Un hombre que se hizo pasar por guardia civil murió esta madrugada en Barcelona tras ser detenido por la Guardia Urbana y después de que se diera numerosos y fuertes golpes dentro de un coche patrulla.

Según informó el citado Cuerpo, los agentes encontraron al individuo "en estado de fuerte agitación" y fue reducido por seis agentes.

La víctima tenía numerosos antecedentes policiales y ha había sido detenido en otras ocasiones por hacerse pasar por policía.

Fuentes policiales explicaron a Europa Press que las dos chicas iban en su coche cuando, sobre las 3.30 horas, fueron paradas por un individuo, de unos 25 años y que iba en ciclomotor en la Rambla Guipúscoa a la altura de la calle Agricultura, en el barrio de La Verneda.

El hombre sacó una placa falsa de guardia civil y pidió los documentos a las chicas, que al no fiarse, pidieron ayuda a una patrulla de la Urbana que pasaba por allí.

El hombre se dio a la fuga con su ciclomotor, y la policía le siguió hasta dos calles más lejos, Selva de Mar, donde las jóvenes confirmaron que el individuo las había parado haciéndose pasar por guardia civil.

Al ver su actitud agresiva y que el joven era corpulento, los agentes pidieron refuerzos para introducirle en un coche policial mientras insultaba y amenazaba a los urbanos.

El hombre empezó a dar cabezazos y patadas a la mampara, las ventanas y las puertas, hasta que desencajó los marcos de las dos puertas traseras y rompió los cristales de las ventanillas, a la vez que intentaba salir de cabeza por una de estas ventanas.

Cuando los agentes lo sacaron del coche para trasladarle a comisaría en otro automóvil, el hombre perdió la conciencia.

La Guardia Urbana avisó a una ambulancia y practicó maniobras de reanimación al hombre hasta que ésta llegó, pero éste falleció a las 5.30 horas, según certificó el Hospital Clínic, adonde fue trasladado.

Un vecino de la Rambla Guipuscoa, Francisco Siesa, explicó a Europa Press que el hombre estaba "físicamente bien" cuando los agentes se lo llevaron del lugar del incidente.

Los agentes pidieron la documentación al hombre, que "se puso un poco borde" y se negó a enseñar los documentos.

Este vecino comentó que en ese momento los agentes pidieron refuerzos y, una vez allí, "tiraron al chico a la rambla para esposarle", aunque no lo consiguieron, "le subieron al coche y el chaval intentó salir rompiendo los cristales y destrozando el coche por dentro".

Francisco señaló que mientras intentaba salir por la ventanilla con el cristal roto, uno de los agentes se metió en la parte trasera del coche mientras un compañero suyo le cogió del cuello.

Finalmente, aseguró que después del forcejeo, el hombre "estaba bien, pero quién sabe qué pasó una vez detenido".

La unidad de Asuntos Internos de la Guardia Urbana ha abierto una investigación para esclarecer los hechos.