La Policía Nacional de Gijón detiene a trece jóvenes, ocho menores, integrantes de la Asociación 'Ñetas'

GIJÓN, 4 (EUROPA PRESS)

La Policía Nacional de Gijón ha procedido a la detención de trece jóvenes varones, cinco mayores de edad y ocho menores, todos de procedencia latina de países como Ecuador, Venezuela, Colombia y República Dominicana, mientras se encontraban celebrando su encuentro semanal como integrantes de la Asociación 'Ñetas'.

A los detenidos se les incautaron armas prohibidas como un pincho, una pistola simulada y armas blancas "de considerable tamaño y peligrosidad", indicó la Policía en nota de prensa, al tiempo que señaló que la investigación continúa abierta y "no se descarta" que se produzcan más detenciones de individuos relacionados con el grupo juvenil controlado.

Del resultado de estas actuaciones se elevará el correspondiente Informe y Atestado a la Fiscalía de Menores del Tribunal Superior de Justicia de Asturias donde se informará de la implicación de los menores detenidos. Asimismo, los mayores de edad pasarán a disposición del Juzgado de Instrucción de Guardia número Tres de Gijón a quien se dio cuenta del desarrollo del operativo policial.

Los agentes realizaron estas detenciones en el marco de una operación policial contra la citada organización delictiva de jóvenes de procedencia sudamericana que se reunían "manteniendo una estructura organizada y unas normas internas similares a la de bandas latinas", en este caso emulando a la 'Asociación Pro Derechos del Confinado', conocida popularmente como los 'Ñetas'.

La actuación policial llevada a cabo en la tarde-noche de ayer vienes 3 de abril en el Parque de la Serena es "la culminación de un largo seguimiento sobre las manifestaciones y conatos de esta banda que se venían registrando en la ciudad, cuyos integrantes, la mayoría menores de edad, actuando en grupo, venían cometiendo delitos contra el patrimonio, altercados callejeros y desórdenes públicos", indicó la Policía en el comunicado.

Y es que, según informó la Policía, desde octubre de 2007, fecha en la que se registraron las primeras acciones violentas de sus miembros, como agresiones con armas blancas y robos con violencia, se incrementó la atención de los servicios policiales para controlar su actividad, evitar que se instaure en la ciudad y mantener la seguridad ciudadana.

Desde ese momento se llevaron a cabo fundamentalmente actividades de control y preventivas, aunque "esporádicamente se efectuaron detenciones por la implicación de sus participantes en hechos violentos cometidos contra jóvenes gijoneses, contra otros grupos de origen latino o incluso contra jóvenes posibles simpatizantes de ideologías radicales que se produjeron a la salida de las discotecas o en sus lugares de reunión o estudio".

La Policía continúa trabajando para la temprana detección de grupos juveniles y evitar su afianzamiento como banda, "impulsando todas las medidas de coordinación y colaboración entre los diferentes servicios policiales para dar una respuesta enérgica y eficaz que impida la gestación de este tipo de agrupaciones y el desarrollo de sus actividades".