Acaip denuncia que 350 interinos de prisiones no llevan uniforme, lo que pone en peligro su integridad

Algunos visten desde hace días ropa de calle y sólo les identifica una tarjeta colgada al cuello MADRID, 11 (EUROPA PRESS) El sindicato de prisiones Acaip denunció hoy que 350 interinos de al menos cuatro centros penitenciarios no llevan el uniforme reglamentario necesario para su identificación, lo que supone un "peligro" para su integridad en las cárceles. En concreto, los nuevos empleados de las prisiones de Albocasser en Castellón, Estremera en Madrid, Morón en Sevilla y de la ampliación del centro de Arrecife de Lanzarote han tenido que pedir prestada la vestimenta de trabajo "vieja" a otros compañeros o se han visto en la obligación de trabajar con "ropa de calle" y una "tarjeta colgada al cuello". Según expuso Acaip en un comunicado, las Direcciones de las prisiones han pedido a los trabajadores que "busquen por casa" alguna chaqueta azul o un pantalón negro para su reconocimiento, como ha ocurrido en el caso de Estremera. Esta situación, prosigue, se remonta a finales de octubre de 2008, cuando la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias convocó las plazas de estos 350 interinos, que se terminaron incorporando a sus puestos el pasado 2 de febrero. "Para sorpresa de propios y extraños y a pesar dehaber pasado más de tres meses de la convocatoria de interinos, la Secretaría General ha sido incapaz de gestionar la adquisición de uniformes para los nuevos funcionarios de prisiones", reprueba. La plataforma sindical alerta de la gravedad que supone esta circunstancia en la seguridad de los trabajadores, para quienes ir uniformados es la "única forma" de dirigir a los presos y que éstos les obedezcan, así como de poder identificarse en caso de motín o "conflicto grave" dentro del centro. De esta forma, el sindicato critica la "incompetencia" de la Secretaría General y denuncia que estos hechos incumplen la propia legislación que establece, en la Orden Ministerial del 18 de diciembre de 1998, que "los empleados públicos penitenciarios, como norma general, deberán usar el uniforme durajte el servicio", el cual, junto con los emblemas y distintivos "serán proporcionados por la Administración Penitenciaria". "Esta orden ha sido incumplida pro Mercedes Gallizo al no facilitar el uniforme a los funcionarios interinos y tener que buscarse la vida para poder trabajando uniformados", avisa. SANCIONES SÓLO PARA LOS FUNCIONARIOS Uno de los aspectos más significativos para Acaip es que si la Administración incumple su obligación de dotar del equipamiento oportuno a los funcionarios no recibe niguna sanción, pero si es el propio funcario quien no se lo pone, "la broma le puede salir por 3.500 euros". "Por incumplir esta Orden Ministerial a un político o un alto cargo no le pasa nada, pero si el que incumple la orden es un funcionario de a pie le sancionan hasta con dos años de empleo y sueldo como ya ha sucedido", indica. Para el sindicato, existe "un reparto inútil e ineficaz" de las prendas, que lleva, entre otras cuestiones, a que dos o tres funcionarios en las cárceles se encargen de distribuir los uniformes en lugar de realizar labores de vigilancia, o a que los trabajadores reciban las vestimentas "de invierno en verano, y las de verano en invierno". En este sentido, reprueba que los funcionarios de Instituciones Penitenciarias estén "acostumbrados" a "la falta de seriedad de las empresas a la hora de dotarnos del uniforme", y cita que la compaía encargada de suministrarlos, FECSA, cometa "entre un 30 y un 40 por ciento de errores en su entrega". "Desde Acaip consideramos que bastante trabajo tenemos con el creciente número de presos, la escasez de pesonal y encima debemos trabajar para una empresa privada que debería ser ella quien repartiera el uniforme", sostiene. "El uniforme es un dato más de lo mal que funciona la administración penitenciaria", concluye.