Amnistía pide a Zapatero que durante su reunión con Obama aborde temas como Guantánamo o la pena de muerte

La organización espera que durante el encuentro se concrete el anuncio de Moratinos de que España acogerá a presos de Guantánamo

MADRID, 3 (EUROPA PRESS)

Amnistía Internacional (AI) pidió hoy al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, que durante su primer encuentro bilateral con el nuevo presidente de Estados Unidos, Barack Obama, previsto para el próximo 5 de abril en Praga, aborde cuestiones relacionadas con los Derechos Humanos, como la pena de muerte, el cierre del centro de detención de Guantánamo o la investigación de las violaciones de Derechos Humanos cometidas en el marco de la "guerra contra el terrorismo".

"La aplicación de la pena de muerte en Estados Unidos, los pasos a seguir para cerrar Guantánamo o la necesidad de investigar las violaciones de Derechos Humanos cometidas durante años en el marco de la "guerra contra el terror" deben estar presentes en la agenda de esta primera reunión, afirmó la directora de Amnistía Internacional en España, Eva Suárez-Llanos.

"Además, ambos Gobiernos deben respetar escrupulosamente la normativa internacional de Derechos Humanos en todos los acuerdos que se estudien en materia de seguridad, antiterroristas o de cualquier otra índole", continuó Suárez-Llanos.

En el comunicado, Amnistía Internacional aseguró que ha acogido "con esperanza" las primeras acciones de Barak Obama para cerrar Guantánamo en el plazo de un año, suspender los juicios ante comisiones militares, cerrar todos los centros de detención secretos de la CIA y prohibir el uso de técnicas de interrogatorio que constituyan tortura y otros malos tratos.

"Todas estas medidas muestran una ruptura con el pasado y con las prácticas contrarias a la normativa internacional de Derechos Humanos llevadas a cabo por la anterior administración en el contexto de la llamada 'guerra contra el terror'", afirmó la organización.

GUANTÁNAMO Y LA "GUERRA CONTRA EL TERROR"

"El cierre de Guantánamo debe producirse lo antes posible, dado que los detenidos contra quienes no se han presentado cargos deberían haber sido liberados hace años", prosiguió. Actualmente permanecen detenidas unas 240 personas, "que deben ser acusadas de delitos reconocidos por el Derecho Internacional y deben tener la garantía de acceder a un juicio justo", manifestó. "En caso contrario, deben ser puestas en libertad", agregó.

Al respecto, la organización recordó que alrededor de 60 de los detenidos no pueden ser repatriados de forma segura a sus países de origen debido al temor justificado de que puedan sufrir torturas u otros abusos. Por eso, a pesar de que la responsabilidad del cierre de Guantánamo recae primordialmente en Estados Unidos, Amnistía Internacional considera "fundamental la implicación de los Gobiernos europeos para que el cierre sea una realidad".

"Los Gobiernos europeos pueden desempeñar un papel clave para resolver esta situación aceptando en su territorio a varios de estos detenidos que no pueden ser repatriados y necesitan protección internacional", afirmó AI.

Por ello, Amnistía Internacional ha acogido "con satisfacción la posición del Gobierno español" que, en palabras del ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, "ha manifestado su disposición para acoger a 'un número limitado de presos' de Guantánamo". "Esperamos que la reunión con el presidente estadounidense sirva para concretar este anuncio y que se ofrezca protección humanitaria segura a varios de los detenidos lo más rápidamente posible", declaró Suárez-Llanos.

Además, a juicio de AI esta reunión debería servir para recordar a las autoridades estadounidenses la necesidad de que se lleve a cabo una investigación independiente sobre las prácticas de detención e interrogatorio utilizadas por Estados Unidos en su "guerra contra el terror". En este sentido, "Amnistía Internacional sigue pidiendo a las autoridades estadounidenses que rindan cuentas por estos actos y lleven a cabo una reparación adecuada, no sólo por las violaciones de derechos humanos cometidas en Guantánamo, sino también, por ejemplo, en Bagram (Afganistán) y otros lugares".

Además, la organización considera que Estados Unidos debe hacer públicos los nombres, paradero y situación jurídica de las personas que puedan permanecer detenidas de forma secreta, varias de las cuales han sido objeto de las llamadas "entregas extraordinarias".

"El Gobierno español tiene la responsabilidad adicional de llevar a cabo todas las gestiones posibles para esclarecer el paradero del ciudadano español Mustafa Setmariam Nasar, detenido en noviembre de 2005 por agentes paquistaníes, puesto posteriormente bajo custodia estadounidense y actualmente 'desaparecido'", advirtió Amnistía. "En todo este tiempo, el Gobierno de Estados Unidos no ha revelado ninguna información sobre la situación de Mustafa Setmariam", alertó.

PENA DE MUERTE

En el comunicado, Amnistía recuerda que Estados Unidos, con 37 ejecuciones en nueve Estados durante 2008, y 1.156 ejecuciones desde 1977 --20 de ellas en 2009--, "es año tras año uno de los mayores verdugos del mundo".

"El Gobierno español, a través de una iniciativa internacional, ha asumido un importante compromiso para poner fin a la pena de muerte en el mundo apostando por una moratoria universal para 2015, como un paso hacia la abolición total", afirmó AI. "Además, esta iniciativa forma parte de las medidas contempladas en el Plan de Derechos Humanos en materia de política exterior, aprobado el pasado mes de diciembre por el Gobierno", prosiguió.

Por ello, Amnistía Internacional pidió hoy al presidente Zapatero que solicite a Barack Obama medidas "para impulsar una suspensión de todas las ejecuciones en el ámbito federal", así como que se interese por el caso de Pablo Ibar, ciudadano español condenado a muerte en Florida y que se encuentra en el corredor de la muerte desde el año 2000, "después de un juicio sin las debidas garantías procesales".