Diez presos muertos por incendio en cárcel chilena

  • Santiago de Chile, 26 abr (EFE).- Diez reclusos murieron y varios otros resultaron heridos, tres de ellos graves, a raíz de un incendio ocurrido en la cárcel Colina II, al norte de Santiago, informaron fuentes de Gendarmería (el servicio de prisiones).

Santiago de Chile, 26 abr (EFE).- Diez reclusos murieron y varios otros resultaron heridos, tres de ellos graves, a raíz de un incendio ocurrido en la cárcel Colina II, al norte de Santiago, informaron fuentes de Gendarmería (el servicio de prisiones).

El fuego se originó poco después del mediodía hora local (16.00 GMT) en el Módulo 6 del recinto a causa del vuelco de una cocinilla tras desatarse una pelea entre un grupo de reclusos, según el director de Gendarmería, Alejandro Jiménez.

Jiménez explicó que en el lugar donde se produjo la pelea había 25 internos, de los más de 3.000 que alberga el complejo penitenciario formado por los recintos Colina I y Colina, en la localidad de Colina, a unos 35 kilómetros de la capital chilena.

Indicó además que uno de los tres reclusos que están graves presenta heridas corto-punzantes y que un gendarme sufrió un principio de asfixia, al tiempo que destacó la labor cumplida por la brigada contra incendios del mismo penal en el combate contra las llamas.

Hasta la prisión acudieron también varias compañías de bomberos de Colina y de algunos municipios del área norte de Santiago, que una hora y media después tenían las llamas controladas, dijo a los periodistas Claudio Vega, comandante del Cuerpo de Bomberos de Colina.

En las afueras de la cárcel se concentró alrededor de un centenar de familiares de los presos, que demandaban noticias de sus parientes y protestaban por la tardanza de las autoridades en proporcionar las identidades de los fallecidos.

Para resguardar la seguridad también se hizo presente en el lugar un contingente antimotines del cuerpo de Carabineros.

Antes de confirmarse los muertos, se había indicado que ocho personas heridas habían sido trasladadas a centros asistenciales, entre ellas algunos bomberos voluntarios, y otras seis eran atendidas en un policlínico de la misma prisión tras sufrir principio de asfixia.