El Cautivo concede el don de la libertad a un preso por noveno año consecutivo

  • Melilla, 9 abr (EFE).- La Cofradía de Nuestro Padre Jesús Cautivo de Medinaceli y María Santísima del Rocío ha devuelto esta noche el don de la libertad a un preso del centro penitenciario de Melilla, en una tradición que se repite por noveno año consecutivo, tras un parón de medio siglo.

El Cautivo concede el don de la libertad a un preso por noveno año consecutivo

El Cautivo concede el don de la libertad a un preso por noveno año consecutivo

Melilla, 9 abr (EFE).- La Cofradía de Nuestro Padre Jesús Cautivo de Medinaceli y María Santísima del Rocío ha devuelto esta noche el don de la libertad a un preso del centro penitenciario de Melilla, en una tradición que se repite por noveno año consecutivo, tras un parón de medio siglo.

El acto de liberación del preso, cuyas iniciales son J.C.B.R., ha comenzado pasadas 23:00 horas en las inmediaciones de la Plaza Menéndez Pelayo, en pleno desfile procesional, al que el ya liberado se ha sumado vistiendo la túnica y el capirote de color morado de la cofradía.

Testigos de este ritual, han sido por primera vez los inmigrantes del Centro de Estancia Temporal (CETI), quienes este año ejercen como portadores de esta cofradía, en todo un ejemplo de integración en la sociedad melillense.

También han estado presentes en la ceremonia el presidente de Melilla, Juan José Imbroda; el delegado del Gobierno, Gregorio Escobar, y el comandante general, César Muro Benayas, entre otras autoridades.

El ya ex reo fue condenado en febrero de 2006 a tres años de prisión por un delito de lesiones, aunque no entró a la cárcel hasta marzo de 2007.

El día de su liberación estaba fijado, de acuerdo a la pena impuesta, el 14 de marzo de 2010, por lo que actualmente ya ha cumplido los dos tercios de su condena.

Tras la lectura del auto a cargo de la secretaria judicial del Juzgado de Vigilancia Penitenciaria, J.C.B.R. ha cumplido con la tradición de tocar la campana de orden del Cautivo para anunciar una levantada de la imagen del Cristo.

El beneficiario de esta medida de gracia es seleccionado por la Junta de Tratamiento de la prisión melillense, que integra a psicólogos, educadores y juristas, y este órgano posteriormente eleva el expediente al juez de Vigilancia Penitenciaria.

Es el juez quien decide sobre el adelantamiento del tercer grado y la libertad condicional para el recluso, de cuya tutela, apoyo moral e inserción laboral se responsabilizan a lo largo de un año la Cofradía del Cautivo y el Voluntariado Cristiano de Prisiones.

Según recoge el auto, a estas dos instituciones se les encarga, en la medida de sus posibilidades, el compromiso de que el liberado sea ayudado para su reinserción en la sociedad y para que "en lo sucesivo pueda llevar una vida honrada en libertad".

Desde la recuperación de esta gracia, se ha concedido la libertad a nueve personas, siete hombres y dos mujeres, de los que aproximadamente el cincuenta por ciento profesaba la fe musulmana.