El Haski se recupera de una huelga de hambre de dos semanas tras ser devuelto a España por Marruecos

Protestaba por su condenas por el 11-M y los atentados de Casablanca y su situación obligó a hospitalizarle

MADRID, 20 (EUROPA PRESS)

Hassan el Haski, condenado a 14 años de cárcel por su implicación en el 11-M y a 10 años de prisión por los atentados de Casablanca, se recupera en un centro hospitalario de la huelga de hambre que venía manteniendo desde principios de este mes, cuando fue devuelto a España tras el juicio en Marruecos, y que se prolongó hasta el pasado miércoles, en protesta por ambas condenas.

Fuentes penitenciarias señalaron a Europa Press que se tuvo conocimiento oficial de la huelga de hambre de El Haski el pasado 2 de abril, tras su llegada a España desde Marruecos, donde había sido extraditado el pasado mes de octubre para ser juzgado por los atentados de Casablanca. No obstante, el terrorista manifestó a las autoridades españolas que ya llevaba varios días sin comer en su país de origen.

El Haski decía protestar por la "injusta condena" que recibió en su país de origen y porque también es "totalmente inocente" de los atentados terroristas de Atocha, con los que afirma "no tiene nada que ver".

La situación de El Haski fue empeorando hasta el pasado martes, cuando los servicios sanitarios advirtieron de que presentaba graves signos de deshidratación y se negaba a entrar en la enfermería de prisión. Entonces se pidió al juez Central de Vigilancia que interviniera.

Tras ordenarse su ingreso en un centro hospitalario, el pasado miércoles, El Haski cambió de actitud y comenzó a comer, aunque su situación sigue siendo aún hoy muy precaria, según las mismas fuentes.

CONDENA EN MARRUECOS.

El pasado dos de marzo, la Sala Criminal del Tribunal de Apelación de Salé, en Marruecos, condenó a El Haski a 10 años de cárcel por los crímenes de Casablanca, revocando así la absolución decretada por un tribunal de primera instancia.

El Haski, también conocido como 'Abú Hamza', fue condenado en concreto por un delito "constitución de banda criminal con vistas a preparar y cometer actos terroristas con vistas a atentar gravemente contra el orden público mediante el terror y la violencia".

El pasado mes de octubre fue extraditado a Marruecos por resolución por el Consejo de Ministros español y por un plazo de seis meses prorrogables, para que las autoridades marroquíes pudieran juzgarle por su presunta implicación en los atentados del 16 de mayo de 2003 en Casablanca.

El Haski, considerado por la Fiscalía como uno de los autores intelectuales del 11-M por ser jefe en España del Grupo Islámico Combatiente Marroquí (GICM), fue detenido en Lanzarote el 17 de diciembre de 2004.

En el juicio del 11-M, El Haski -al igual que los también considerados autores intelectuales Rabei Osman el Sayed, 'Mohamed El Egipcio', y Youssef Belhadj- se enfrentó a una petición de 38.952 años de cárcel por parte de la Fiscalía.

La Audiencia Nacional únicamente le condenó a 15 años de prisión por integración en banda armada, si bien el el Tribunal Supremo, al resolver los recursos de casación presentados en julio del pasado año, rebajo esa pena a 14 años por considerar que era el límite temporal para dicho delito establecido en el Código Penal. Ha llegado ahora a España para cumplir esta condena.