El Tribunal Supremo declara acumulables las condenas del asesino múltiple Pérez Vilarchao

MADRID, 17 (EUROPA PRESS)

El Tribunal Supremo ha declarado acumulables las condenas de 65 y de 20 años de prisión a las que fue condenado en 1997 Emilio Pérez Vilarchao, quien en 1995 cometió un triple crimen en Asturias, relacionado con un ajuste de cuentas por drogas, cuando disfrutaba de un permiso carcelario. Tras ello reconoció ser el asesino del periodista gallego de sucesos Gerino Núñez, a quien mató en julio de 1991.

El preso reclamó la acumulación de sus condenas, si bien la Audiencia Provincial de Oviedo rechazó sus pretensiones alegando la distancia en el tiempo entre uno y otro crimen, el hecho de que se cometieran en diferentes provincias y su gravedad. Igualmente, la Audiencia se refería al "desprecio que el condenado siente por la vida de los demás".

Pérez Vilarchao recurrió en casación y el Tribunal Supremo ha estimado esta petición con el apoyo de la Fiscalía. La sentencia, de la que ha sido ponente el magistrado Luciano Varela, señala que "ninguno de los motivos considerados por la Audiencia puede impedir la acumulación" interesada por el reo, porque cuando cometió el triple crimen aún no había sido sentenciado por el primero de ellos.

"Ningún obstáculo se erige pues para la acumulación de las penas, a fin de limitar el tiempo máximo de cumplimiento, cualquiera que sea la gravedad de los hechos", añade la resolución del alto tribunal.

Otra cosa es la fijación de la fecha de licenciamiento, que el Supremo no puede realizar por falta de información. Por ello, piden a la Audiencia de Oviedo que dicte una nueva resolución fijando el límite máximo de cumplimientos de las penas impuestas a Pérez Vilarchao.

CRIMENES.

El acusado, cuando tenía 37 años, mató en Asturias a tres personas -Luis Alonso Norniella, José Luis Fernández Casero y Marino Blázquez de la Rosa- cuando disfrutaba de un permiso carcelario. Por estos hechos fue condenado en noviembre de 1997 a 65 años de prisión por la Audiencia Provincial de Oviedo.

Cuatro años antes había asesinado a Gerino Núñez, un redactor de sucesos del periódico El Progreso, de Lugo. Por este primer crimen fue condenado a veinte años de prisión.