HRW exige una investigación sobre la muerte "sospechosa" de un preso político en Irán

  • Nueva York, 19 mar (EFE).- Human Rights Watch (HRW) exigió hoy a las autoridades iraníes que investiguen las circunstancias que rodearon a la muerte "sospechosa" hace dos semanas del activista Amir Heshmat Saran, que llevaba preso cinco años debido a sus actividades políticas.

HRW exige una investigación sobre la muerte "sospechosa" de un preso político en Irán

HRW exige una investigación sobre la muerte "sospechosa" de un preso político en Irán

Nueva York, 19 mar (EFE).- Human Rights Watch (HRW) exigió hoy a las autoridades iraníes que investiguen las circunstancias que rodearon a la muerte "sospechosa" hace dos semanas del activista Amir Heshmat Saran, que llevaba preso cinco años debido a sus actividades políticas.

En un comunicado, la organización dijo que Saran, de 49 años, falleció el pasado 6 de marzo en un hospital público de la localidad de Karaj, ubicada a unos 100 kilómetros al noroeste de Teherán.

El activista había sido trasladado por su grave estado de salud al centro hospitalario el día anterior desde la prisión Gohardasht, en la que cumplía una condena de 16 años, según la versión de HRW.

La de Saran es la tercera muerte de un preso político en ese mismo presidio en los últimos tres años, observó la organización de derechos humanos, que pidió una explicación del tratamiento médico recibido por el recluso.

"El Gobierno iraní debería llevar a cabo una investigación imparcial de la muerte sospechosa de Amir Hossein Heshmat Saran", dijo el director adjunto de la sección de Oriente Medio y el Norte de África de HRW, Joe Stork.

Esa investigación debería contar con la participación de familiares del fallecido, hacer públicos sus resultados y servir para tomar medidas si se halla que la muerte se debió a maltrato o negligencia, agregó.

Según el comunicado de HRW, las autoridades penitenciarias iraníes no informaron a los familiares de Saran de que había sido internado en un hospital, ni precisaron cuál era su dolencia.

Avisada por un compañero de celda, la esposa del preso político lo visitó en el hospital el día antes de su muerte, en donde lo encontró en estado de coma.

Al día siguiente, un médico del centro hospitalario le informó de que Saran había fallecido a causa de una hemorragia cerebral y de una infección pulmonar.

También le comentó que las autoridades penitenciarias lo deberían haber trasladado antes al hospital dado su delicado estado de salud, según el comunicado.

Saran fue arrestado en 2004 y condenado por un tribunal revolucionario de Teherán a 16 años de cárcel por actividades políticas, como la participación en manifestaciones y la creación de un grupo prodemocracia llamado Frente Nacional Unido.