Impulsarán un "cambio cultural" en las cárceles chilenas tras la muerte de diez presos

  • Santiago de Chile, 27 abr (EFE).- El director de Gendarmería (Servicio de Prisiones) de Chile, Alejandro Jiménez, afirmó hoy que es necesario "un cambio cultural" en los presos para evitar situaciones como el incendio que este domingo causó la muerte de diez reclusos en la cárcel "Colina II", al norte de Santiago.

Impulsarán un "cambio cultural" en las cárceles chilenas tras la muerte de diez presos

Impulsarán un "cambio cultural" en las cárceles chilenas tras la muerte de diez presos

Santiago de Chile, 27 abr (EFE).- El director de Gendarmería (Servicio de Prisiones) de Chile, Alejandro Jiménez, afirmó hoy que es necesario "un cambio cultural" en los presos para evitar situaciones como el incendio que este domingo causó la muerte de diez reclusos en la cárcel "Colina II", al norte de Santiago.

Anunció además que estudia la forma de prevenir la entrada de combustibles al recinto penal.

"Se dieron instrucciones para evitar el ingreso de estos productos y empezar a trabajar con la población (carcelaria) para llegar a un cambio cultural", precisó Jiménez, en declaraciones a radio Cooperativa.

El incendio se originó en el Módulo 6 del recinto penal, situado a unos 35 kilómetros de Santiago de Chile, donde había 25 internos, durante una pelea entre grupos rivales.

Según explicó el funcionario, las investigaciones indican que los reos emplearon en la riña objetos que encendieron con una cocinilla de parafina, armas cortantes que ellos mismos fabrican de forma clandestina y otros objetos, incluidos líquidos inflamables.

A su juicio, el cambio en los presos debe ir orientado a disminuir la conflictividad dentro de los recintos carcelarios para reducir, al mismo tiempo, el riesgo de motines.

"Tenemos que hacerlo con tranquilidad y con cordura, para que no se produzca una situación de mayor envergadura", agregó Jiménez.

Informó que los dos presos heridos que se encuentran en el hospital penal están fuera de peligro, mientras que un tercer herido fue derivado a un centro de la capital chilena, donde fue intervenido debido a la gravedad de las lesiones que presentaba y permanece hospitalizado.

Los diez reclusos muertos cumplían largas condenas por diversos delitos y eran considerados "de alta peligrosidad".