Juzgado Vigilancia Penitenciaria mantiene tercer grado al político canario Dimas Martín y rechaza recurso de fiscal

La magistrada considera que "la muy positiva trayectoria del interno ha de verse recompensada con la concesión de un más amplio grado de confianza"

LAS PALMAS DE GRAN CANARIA, 13 (EUROPA PRESS)

El Juzgado de Vigilancia Penitenciaria número 1 de Canarias ha dictado un auto en el que mantiene el tercer grado concedido por la Dirección General de Instituciones Penitenciarias al ex dirigente del Partido de Independientes de Lanzarote (PIL) y ex presidente del Cabildo lanzaroteño, Dimas Martín Martín, quien cumple condena de ocho años de cárcel por malversación de fondos públicos y dos delitos contra la Hacienda Pública y la Seguridad Social y pena de inhabilitación absoluta durante 15 años, por la gestión del Complejo Agroindustrial de Teguise a principios de los años 90.

La resolución de la magistrada Reyes Martell, facilitada hoy por el Tribunal Superior de Justicia de Canarias y contra la que cabe presentar recurso de reforma, desestima, así, el segundo recurso interpuesto por el Ministerio Fiscal a este beneficio penitenciario al político lanzaroteño que ejerció también como alcalde de Teguise, parlamentario regional y senador por la isla.

Martín disfruta del tercer grado desde el 16 de diciembre pasado. Entonces la Fiscalía decidió recurrir de nuevo el tercer grado otorgado por la Dirección General de Instituciones Penitenciarias al considerar que no se daban las condiciones necesarias para obtener el beneficio porque no ha cumplido aún la mitad de la pena impuesta.

El político lanzaroteño ingresó en prisión en diciembre de 2006 para cumplir ocho años y un año después se le concedió el tercer grado, que le permitía ir a la cárcel a dormir solamente. También se le concedió una redención extraordinaria de la pena de diez meses, que también fue recurrida.

El Ministerio Público recurrió la decisión de Instituciones Penitenciarias ante el Juzgado de Vigilancia Penitenciaria número 1 de Canarias, que el 9 de abril de 2008 dictó un auto judicial manteniendo el tercer grado a Martín. El Ministerio Fiscal no aceptó el auto judicial y recurrió a la sección primera de la Audiencia Provincial de Las Palmas, que sí estimó la apelación de la Fiscalía el 20 de mayo, y anuló el tercer grado, que, si embargo, volvió a recuperar Martín otra vez el pasado mes de diciembre.

REINSERCIÓN

El centro penitenciario de Tahíche había aprobado la concesión de este régimen al líder del PIL y el 12 de diciembre de 2008 la Dirección General de Coordinación Territorial y Medio Ambiente acordó progresar al penado a tercer grado de tratamiento y destinarle para seguir cumpliendo la condena al establecimiento penitenciario de Arrecife.

En el auto se detalla que la ejecución de las penas privativas de libertad se orienta a la reinserción y reeducación del condenado. Además, señala que si se parte del historial penal y penitenciario del penado y de una descripción de la actividad delictiva por la que ha cumplido y cumple condena el interno se observa que las fechas de su actividad delictiva no se corresponden con las fechas de los ingresos penitenciarios, y, así, los delitos por los que actualmente cumple condena y por los que ingresó voluntario en prisión el 21 de diciembre de 2006 se refiere a hechos ocurridos entre los años 1988, 1989 y 1990, hechos por los que nunca estuvo en prisión preventiva.

Además, recuerda que Martín ya cumplió condena por hechos ocurridos en agosto de 1990 por un delito de desobediencia, y desde el 20 de octubre de 1998 al 16 de enero de 1999, en que fue excarcelado por indulto. Éste fue su primer ingreso en prisión para cumplir condena y fue ya clasificado en tercer grado.

UN COMPORTAMIENTO "EXCELENTE"

Su segundo ingreso en prisión como penado fue el 10 de enero de 2004 (ingreso también voluntario) y cumplió condena hasta libertad definitiva el 6 de enero de 2006 por un delito de cohecho.

Martín salió en libertad condicional el 8 de julio de 2005 y en libertad definitiva el 16 de enero del 2006, "observando un comportamiento excelente durante dicho período", precisa el escrito.

Igualmente, el auto destaca que "desde el primer cumplimiento de condena no ha existido, que conste, delito posterior, siendo, su conducta intra y extrapenitenciaria excelente, sin ocultamiento alguno por su parte de las responsabilidades que le pudieran sobrevenir, habiéndosele concedido el tercer grado en todos los anteriores ingresos desde este conocimiento".

Respecto a la protesta del Ministerio Fiscal de que Martín no ha abonado la responsabilidad civil de aproximadamente 2,3 millones a cuyo pago fue condenado, el juzgado precisa, entre otras cuestiones, que es posible acceder al tercer grado aún no habiendo satisfecho dicha responsabilidad civil.

Añade que en este caso "consta de momento no sólo el compromiso de pago de las responsabilidades civiles en medida adecuada a los ingresos económicos del interno, sino también la solicitud del pago fraccionado al Tribunal sentenciador, no constando referencia alguna a la respuesta del Tribunal sentenciador al compromiso de pago efectuado por el penado.

TRAYECTORIA "RECOMPENSADA"

Además, en el auto la jueza resalta que Martín ha venido desarrollando labores de interno de apoyo, biblioteca, curso de informática, inglés, auxiliar de farmacia, primeros auxilios y acceso a la Universidad. También ha participado en tareas deportivas y actividades educativas-ocupacionales, valorándose como "excelente" su rendimiento.

Asimismo, agrega que el tiempo en que Martín ha permanecido en régimen abierto durante esta causa "ha desempeñado de forma satisfactoria actividad laboral continuada en el exterior".

En definitiva, la magistrada estima que "la muy positiva trayectoria del interno ha de verse recompensada con la concesión de un más amplio grado de confianza, no considerando prematura la progresión plena al tercer grado".