La Audiencia decidirá en días si envía a prisión a los padres de la menor mauritana

  • Cádiz, 14 abr (EFE).- El tribunal de la Sala Tercera de la Audiencia Provincial de Cádiz decidirá en los próximos días si envía o no a prisión, tal y como ha solicitado la Fiscalía, a los padres de la menor mauritana condenados por una sentencia que no es firme, por haberla forzado a mantener relaciones sexuales con su esposo.

La Audiencia decidirá en días si envía a prisión a los padres de la menor mauritana

La Audiencia decidirá en días si envía a prisión a los padres de la menor mauritana

Cádiz, 14 abr (EFE).- El tribunal de la Sala Tercera de la Audiencia Provincial de Cádiz decidirá en los próximos días si envía o no a prisión, tal y como ha solicitado la Fiscalía, a los padres de la menor mauritana condenados por una sentencia que no es firme, por haberla forzado a mantener relaciones sexuales con su esposo.

El Ministerio Fiscal ha argumentado en la vista celebrada hoy el riesgo de fuga y la falta de arraigo de los progenitores, además de que otros dos hijos que tienen a su cargo ya se encuentran en Mauritania.

Por su parte, la defensa de los padres de la menor ha alegado que la sentencia no es firme y está pendiente de recurso, por lo que aseguró que el matrimonio no iba a abandonar el país hasta que no se resuelva el procedimiento.

La madre de la menor, denunciada por su hija en 2007 por haberla forzado a mantener relaciones sexuales con su esposo, ha vuelto a acusarla de haber montado una gran mentira y de haber sido manipulada por la familia española con la que convivía en Puerto Real (Cádiz).

La procesada se ha desmayado al término de la sesión mientras realizaba una entrevista con una cadena de televisión árabe.

El pasado 23 de marzo la Audiencia Provincial de Cádiz condenaba a 17 años de prisión a la madre de la menor ya que el tribunal consideró que la procesada cometió un delito de violación, otro de coacciones y un tercero de amenazas.

La sentencia condenaba también al marido de la menor, mauritano, de unos 40 años, a trece años y seis meses de prisión por agresión sexual.

Al padre de la menor, tercer procesado en esta causa, el tribunal lo absolvía de agresión sexual pero lo condenaba a un año y seis meses por un delito de amenazas, y le prohibía acercarse a su hija durante cuatro años.

Las penas son inferiores a lo solicitado por la Fiscalía, que reclamó 22 años y 10 meses de prisión para la madre de la menor, 20 años y 10 meses para el padre y 15 para el marido.

La defensa sostuvo que no hay prueba alguna de la violación denunciada por la joven y solicitó la absolución de los tres acusados.

La joven nació en Cádiz en 1992 y sus padres, ambos naturales de Mauritania, residen desde hace muchos años en España.

Cuando tenía 12 años, según relató en el juicio, su madre la llevó a Mauritania y tras unos meses allí, en 2005 la obligó a casarse con un primo suyo de 39 años de edad.

Regresó a España y volvió a residir en Puerto Real con la familia española con la que continúa, hasta que en junio de 2007, llegó su marido y sus padres la amenazaron para obligarla a acostarse con él, a lo que ella se negaba, hasta que una noche, según dijo, el marido la violó.

El marido, en prisión preventiva desde junio de 2007, aseguró que la joven miente y que mantuvieron relaciones sexuales consentidas.