La Policía pone fin a la huida de dos reclusos fugados el domingo de una cárcel francesa

PARÍS, 17 (EUROPA PRESS) La Policía gala detuvo poco antes de las seis de la mañana cerca de París a los dos reclusos que lograron evadirse el pasado domingo 15 de febrero de la prisión de Moulins-Yzeure, en el centro de Francia. Los dos fugitivos fueron arrestados por agentes de la policía local en la autopista A86, al este de la capital francesa, cuando circulaban a bordo de un coche robado y tras ser interceptados por la Brigada Anticrimen de la región de Val de Marne. Según testigos presenciales citados por la prensa local, hubo un intercambio de disparos y uno de los dos reclusos resultó gravemente herido por dos dos balas en el tórax, por lo que fue trasladado al hospital. El segundo se entregó sin oponer resistencia. La policía les seguía la pista desde que el pasado domingo 15 de febrero, Christophe Khider, de 37 años, y Omar Top el Hadj, de 29, lograran escapar de la cárcel al tomar como rehenes a dos vigilantes en el locutorio habilitado para hablar con las visitas. Armados con explosivos, los dos prisioneros hicieron luego saltar por los aires la puerta del locutorio y la del puesto central de información. Dado que la vida de los dos vigilantes estaba en juego, el director de la penitenciaría decidió dejar salir a los prisioneros que, en el parking del establecimiento, se hacen con un coche en el que huyen con los dos secuestrados. La larga huída les lleva hacia el norte, a Nevers, donde sufren un accidente y cambian de vehículo. Con un tercer coche, logran burlar el control policial del peaje de la autopista A6 de la región parisina. Liberan a sus secuestrados en Evry, al sur de París y prosiguen su camino hasta Camon, al norte de la capital, donde secuestran, para robarle el coche, a un hombre de 70 años y su nieto de tres. En Arras, localidad situada al sur de Lille, les dejan en libertad. Los fugitivos, de quienes la policía sospecha que su intención era dirigirse a Bélgica, fueron vistos por última vez ayer a las cinco de la madrugada en Saint-Laurent Blangy, en el norte de Francia, donde robaron un Opel Astra a una mujer a quien intentaron mantener como rehén pero que logró escapar de sus captores. Christophe Khider está condenado a cadena perpetua por la muerte de un rehén durante un atraco en 1995 y Top el Hadj a diez por haber participado en un tiroteo contra policías en Seine Saint Denis a finales de 2002.