La UE definirá un mecanismo de información sobre los detenidos de Guantánamo

  • Luxemburgo, 6 abr (EFE).- Los ministros de Interior de la Unión Europea (UE) acordaron hoy definir un mecanismo para que los países comunitarios intercambien entre sí información sobre los detenidos de Guantánamo que vayan a ser reasentados en suelo comunitario.

La UE definirá un mecanismo de información sobre los detenidos de Guantánamo

La UE definirá un mecanismo de información sobre los detenidos de Guantánamo

Luxemburgo, 6 abr (EFE).- Los ministros de Interior de la Unión Europea (UE) acordaron hoy definir un mecanismo para que los países comunitarios intercambien entre sí información sobre los detenidos de Guantánamo que vayan a ser reasentados en suelo comunitario.

Los embajadores de los Veintisiete tendrán que elaborar para comienzos de junio el sistema que defina cómo los Estados miembros de la UE van a compartir la información sobre los reclusos de Guantánamo y las medidas preventivas de seguridad que se les apliquen.

"Ahora estamos buscando los mecanismos que nos permitan compartir información sobre estas personas", explicó tras el Consejo de Ministros el titular checo del Interior, Ivan Langer, quien consideró "muy importante" que todos los países de la UE tengan "el mismo nivel de información".

Este sistema para compartir información es un paso previo para crear un marco común de la UE que permita organizar el proceso y cooperar con Estados Unidos a nivel comunitario y proponer a Washington subir a otro nivel en el que se comprometería a respetar los derechos humanos en su lucha contra el terrorismo.

Dado que la Europa sin fronteras de Schengen permite circular libremente entre los países que la integran, todos los Estados miembros deben tener acceso a la misma información que el país de acogida sobre los detenidos que se asienten en un país comunitario, explicó Langer en una conferencia de prensa.

El ministro checo dijo que "sería muy desagradable" que un país comunitario no ofreciera información, aunque confió en que esto no ocurrirá porque "la confianza es la clave del éxito".

Langer y el comisario europeo de Seguridad, Jacques Barrot, recordaron que una de las posibilidades es que los internos de Guantánamo vean restringida su libertad de movimientos dentro de la Europea sin fronteras.

El ministro checo recalcó que los países europeos solo admitirán a ex detenidos "de riesgo bajo" y que Estados Unidos vaya a liberar porque no tiene pruebas contra ellos de implicación en actividades terroristas.

El presidente de EEUU, Barack Obama, pidió ayer a los jefes de Estado y Gobierno de la UE apoyo para acoger a algunos de los detenidos que puedan ser liberados por Washington pero no pueden volver a su país.

Un destacado funcionario comunitario avanzó que, según la disposición manifestada hasta ahora, entre 8 y 10 países comunitarios podrían acoger a entre 15 y 20 detenidos.

La fuente recordó que cada país de la UE "puede hacer lo que quiera" a nivel bilateral con Washington, pero que hacerlo dentro de un marco común a nivel comunitario sería preferible para los europeos.

Hasta ahora, nueve países de la Unión Europea (España, Portugal, Francia, Alemania, Finlandia, Irlanda, Estonia, Letonia y Lituania) han mostrado algún grado de disposición a algunos detenidos de Guantánamo.

Otros, como Austria, se niegan rotundamente, mientras que la República Checa o Eslovaquia rehúsan con el argumento de que en sus territorios hay muy pocos extranjeros que permitan una integración social de los acogidos.

El ministro alemán del Interior, Wolfgang Schäuble, mucho más reticente que su colega de Exteriores, Frank-Walter Steinmeier, dijo hoy que es "demasiado pronto" avanzar una posición ya que Estados Unidos aún no ha realizado una petición formal ni ha concluido su revisión de los casos.

Actualmente, las autoridades estadounidenses están en medio del proceso de revisar todos los casos de los aproximadamente 240 detenidos que continúan en Guantánamo para ver cuáles de ellos no tienen cuentas pendientes con la justicia y pueden ser liberados.

La administración del anterior presidente, George W. Bush, definió que unos 60 podían ser liberados, pero el actual Gobierno estadounidense no quiere estar condicionado por las decisiones de su predecesor, indicaron fuentes comunitarias.