Lokarri apuesta, si se está produciendo, por "dejar fluir sin presiones" el debate de presos de ETA sobre la violencia

La red ciudadana acudirá al acto de Etxerat el domingo en Durango para denunciar los 20 años de dispersión de presos de ETA

BILBAO, 17 (EUROPA PRESS)

La red ciudadana por el acuerdo y la consulta Lokarri, que acudirá al acto convocado por Etxerat el domingo en Durango (Bizkaia) para denunciar los 20 años de dispersión de presos de ETA, consideró que, en caso de que se esté produciendo un debate entre los reclusos de la banda terrorista acerca de la necesidad de poner fin a la violencia, "hay que dejarlo fluir sin presiones".

En un comunicado, Lokarri insistió en que, "en caso de que este debate esté teniendo lugar, es necesario dejarlo fluir sin presiones para que las personas presas se conviertan en impulsores de un paso decidido hacia un proceso de paz irreversible".

Lokarri recordó que en reiteradas ocasiones ha denunciado esta situación "por ser una vulneración de los Derechos Humanos de las personas presas, quienes deben tener la posibilidad de cumplir sus condenas cerca de su entorno social y familiar". En cambio, censuró que "como consecuencia de esta política penitenciaria la inmensa mayoría de ellos permanecen en prisiones muy alejadas de dicho entorno".

Además, denunció que la dispersión "supone un castigo añadido para los familiares y amigos, personas que no han cometido delito alguno y que se ven obligadas a realizar grandes desplazamientos, lo que ha supuesto un enorme coste durante estos 20 años, no sólo económico, también humano, ya que, según datos aportados por Etxerat, 16 personas han muerto en el trayecto a las cárceles y un número aún mayor ha sufrido accidentes de tráfico".

En este sentido, Lokarri reclamó el mantenimiento de las ayudas destinadas a cubrir parte de los desplazamientos de los familiares otorgadas por el Gobierno Vasco, "como medida necesaria para contribuir a paliar una situación injusta".

REFLEXIÓN

Asimismo, Lokarri destacó el llamamiento de Etxerat para "recuperar la unidad de acción en torno a estas reivindicaciones" y consideró que ésta es necesaria "para articular iniciativas plurales que tengan la capacidad de sumar a sectores políticos y sociales diversos".

En este sentido, recordó que en 1998 el Foro de Ibaeta "logró desarrollar una actividad de defensa a los Derechos Humanos de las personas presas en la que destacaba la diversidad de los participantes" y lamentó que, "en vez de ampliarse esa base social plural, hoy ésta es más reducida".

A su juicio, la responsabilidad de esta realidad es "compartida, aunque la mezcla de reivindicaciones en clave de Derechos Humanos con otras consideraciones, como la exigencia de reconocer el carácter político de los presos de ETA, ha sido un obstáculo para preservar y aumentar la pluralidad conseguida en el 98".

"No es menos cierto que tampoco la gestión del Gobierno está contribuyendo a separar las cuestiones políticas de las humanitarias", subrayó, para añadir que la dispersión "se ha utilizado como herramienta política, así como los recientes acercamientos de presos críticos con ETA".

Por todo ello, Lokarri se suma al acto de Etxerat "para defender activamente los Derechos Humanos" y reclamó una reflexión "sobre el tratamiento que desde todos los ámbitos se está dando a esta cuestión, tanto para sumar nuevas fuerzas a estas reivindicaciones como para contribuir a que culmine positivamente la reflexión entre los presos sobre el final de la violencia".