Un preso de Guantánamo denuncia que sufre malos tratos y abusos

NUEVA YORK, 15 (EUROPA PRESS)

Un preso de Guantánamo identificado como Mohamed el Gharani ha denunciado vía telefónica los supuestos abusos y malos tratos que sufre en el centro penitenciario, justo cuando la cárcel parece vivir sus últimos meses a la espera de que concluya el cierre anunciado por el presidente de Estados Unidos, Barack Obama.

Gharani, de origen chadiano y 21 años, lleva siete retenido en Guantánamo y concedió una entrevista aparecida ayer en la edición digital de la cadena qatarí Al Yazira. Lo hizo utilizando el permiso que tiene para telefonear a un pariente.

"Este trato comenzó unos 20 días antes de que Obama accediese al poder y desde entonces he sido objeto de abusos de forma prácticamente diaria", relató, al tiempo que lamentó que desde la llegada del nuevo presidente "no ha demostrado que cambiará algo".

Gharani puso como ejemplo de la situación por la que pasa un día en que decidió no abandonar su celda porque no podía ni dar paseos, ni interactuar con otros internos ni disfrutar de una "comida normal". Para responder a la actitud del preso, seis soldados acudieron a su celda protegidos con casco, mientras otro llevaba una cámara y un octavo militar portaba gas lacrimógeno.

"Me golpearon con una porra. Vaciaron dos botes de gas lacrimógeno sobre mí. Después, paré de hablar y comencé a llorar. Casi no podía ni respirar", relató. Acto seguido, los guardias supuestamente le golpearon, hasta tal punto que uno de ellos estrelló la cabeza de Gharani contra el suelo. "Comencé a gritar a su superior '¿Ve lo que está haciendo, ve lo que esta haciendo?', pero éste se echó a reir y me respondió que simplemente estaba haciendo su trabajo", añadió.

A LA ESPERA DE LIBERACIÓN

Esta entrevista supone un hecho inédito ya que los pocos periodistas que visitan Guantánamo tienen prohibido hablar con alguno de los prisioneros. No se ha aclarado, sin embargo, cuando se produjo la llamada de Gharani, quien reside con otros reos que, como él, se encuentran a la espera de que se ejecute la orden de liberación.

El joven chadiano fue capturado en Pakistán a finales de 2001 y trasladado a la Bahía de Guantánamo a principios del año siguiente. El Gobierno de Estados Unidos alegó entonces que Gharani, que tenía 14 años, se había hospedado en Afganistán en una residencia vinculada a Al Qaeda y había combatido en la batalla de Tora Bora en 2001.