Un preso de religión cristiana será liberado hoy en Melilla para portar la imagen del Cautivo

MELILLA, 9 (EUROPA PRESS)

La Cofradía del Cautivo de Melilla liberará hoy en un acto previsto para las 21,30 horas en la Avenida Juan Carlos I a un preso en una procesión en la que la imagen será portada conjuntamente por melillenses y un grupo de 15 subsaharianos católicos e indios de religión hindú, que se estrenan por primera vez en Semana Santa gracias a la iniciativa de esta agrupación local.

El recluso que recibirá el tercer grado y contará, en su libertad, con el apoyo de la propia Cofradía y el Voluntariado Cristiano de Prisiones, en forma de puesto de trabajo y seguimiento de su nueva situación para lograr su reinserción en la sociedad, será este año de religión cristiano, si bien su identidad y los motivos por los que estaba encarcelado no serán desvelados.

Desde que en el año 2000 se instaurara esta tradición en la Semana de Pasión melillense, han sido ocho los internos del Centro Penitenciario de Melilla que se han visto agraciados con la medida, tras ser elegidos por una comisión formada por la Junta del Centro Penitenciario entre una terna de candidatos.

Pasadas las 21,30 horas, el reo, vestido de penitente, se dará lectura al auto de liberación. En los razonamientos jurídicos el auto se reconoce que "no cabe duda de que la liberación de un preso cada Semana Santa, en estas condiciones, es una extraordinaria manera de contribuir a su reinserción social.

Y así ha sido reconocido tanto por la sociedad melillense, que ha respaldado esta iniciativa desde su comienzo, como por la Administración, pues, la Dirección General de Instituciones Penitenciarias concedió en 2002 a la Cofradía y al Voluntariado Cristiano de Prisiones la Medalla de Plata al Mérito Social Penitenciario".

En esta ocasión, a diferencia de lo que ha ocurrido los dos últimos años en que eran musulmanes, el interno beneficiado es un hombre de religión cristiana.

En concreto, el auto subraya que "se concede, por petición de la Cofradía de Nuestro Padre Jesús cautivo, el beneficio extraordinario de la libertad condicional adelantada al cumplimiento de las dos terceras partes de su condena, al penado cuya excarcelación se hará efectiva el Jueves Santo, fecha en la que la Cofradía y el Voluntariado, de forma coordinada con los servicios sociales penitenciarios comenzarán, durante el plazo de un año, a tutelar a dicho liberado, prestándole su apoyo moral, auxiliándole en sus necesidades conforme al diagnóstico de necesidades que se recoge en su informe, todo ello en la medida de sus posibilidades, y en definitiva, ayudando a dicho liberado para que se reinserte en la sociedad y en lo sucesivo pueda llevar una vida honrada en libertad".

Tras la lectura del acta de liberación, el recluso, vestido con la túnica y el capirote símbolos de la Cofradía del cautivo, golpeará la campana del trono y en ese momento, los portadores elevarán al cielo a la talla de Jesús Cautivo, con lo que se oficializa la liberación de un preso.