Un residente británico detenido en Guantánamo puede morir si no es liberado

  • Londres, 11 feb (EFE).- Binyam Mohamed, etíope con residencia en el Reino Unido, está en mal estado de salud y puede morir si no es puesto pronto en libertad de la base estadounidense de Guantánamo (Cuba), señaló hoy su abogada Yvonne Bradley.

Londres, 11 feb (EFE).- Binyam Mohamed, etíope con residencia en el Reino Unido, está en mal estado de salud y puede morir si no es puesto pronto en libertad de la base estadounidense de Guantánamo (Cuba), señaló hoy su abogada Yvonne Bradley.

Mohamed, que dice haber sido torturado por agentes de EEUU antes de ser llevado a Guantánamo en el 2004, es "piel y huesos", según Bradley, que le visitó hace quince días después de que el detenido empezase una huelga de hambre el 5 de enero.

Desde el pasado 14 de enero, Mohamed es alimentado a través de una sonda, agregó la representante legal.

La abogada se reunirá hoy con el ministro británico de Asuntos Exteriores, David Miliband, para pedirle que presione a Washington a fin de conseguir que Mohamed salga lo antes posible de la base de Guantánamo y pueda volver al Reino Unido.

"Mohamed -agregó- puede salir de Guantánamo de dos maneras si la gente no actúa. Ya sea loco, porque eso es poco a poco lo que le está pasando, o en un ataúd porque su estado se está deteriorando".

El caso de Mohamed fue centro de una polémica la semana pasada después de que dos jueces británicos revelasen que EEUU amenazó con reconsiderar la cooperación en materia antiterrorista con el Reino Unido si una información secreta estadounidense sobre la supuesta tortura del detenido salía a la luz pública.

La semana pasada, Miliband dijo que revelar el contenido de los documentos en contra de los deseos de las autoridades de EEUU podría causar un daño "real y significativo" a la seguridad nacional.

Los documentos cuentan con detalles sobre el tratamiento por parte de EEUU de Mohamed, quien ha manifestado que las agencias de inteligencia británicas fueron cómplices de la tortura.

Los jueces del Tribunal Superior de Inglaterra y Gales dictaminaron que ese material debería permanecer en secreto, pero criticaron a las autoridades de EEUU por la forma en que se trató de impedir que la información saliera a la luz pública.

Según los jueces, la amenaza sigue vigente bajo la nueva Administración del presidente Barack Obama.

El detenido, de 31 años, lleva más de cuatro años en Guantánamo acusado de conspirar con la red terrorista Al Qaeda para atentar contra civiles.

Mohamed llegó al Reino Unido en 1994 como refugiado y llegó a trabajar como conserje en Londres hasta 2001, cuando viajó a Afganistán y Pakistán para resolver su adicción a las drogas, según sus representantes legales.

El etíope fue detenido en 2002 en Pakistán y, según sostiene, fue trasladado por la CIA de EEUU a una cárcel de Marruecos, donde asegura que pasó dieciocho meses y padeció torturas.

En 2004, Mohamed fue conducido a Afganistán, país desde el que se le transfirió a Guantánamo, donde es actualmente el único preso con derecho a retornar al Reino Unido.