Vascas.- Lokarri califica de "grave vulneración de derechos" la anulación de las listas de D3M y Askatasuna

Cree que es "más que probable que esta decisión del Supremo no pase el filtro del Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo" BILBAO, 9 (EUROPA PRESS) Lokarri calificó hoy de "grave vulneración de derechos y libertades" la decisión del Tribunal Supremo de anular las candidaturas de D3M y Askatasuna a las elecciones autonómicas vascas. En un comunicado, Lokarri aseguró que la principal consecuencia de la anulación de estas candidaturas será que "una parte importante de la población vasca no tendrá representación en el próximo Parlamento vasco". "Esta decisión implica una grave vulneración de Derechos y Libertades básicas en un sistema democrático. Además, es especialmente grave en el caso de Askatasuna, aseguró. Lokarri indicó que la ilegalización de D3M se ha justificado por la conexión de sus candidatos con Batasuna, "sin tener en cuenta el comportamiento de esas personas". "El Relator Especial de la ONU ya alertaba en su informe de que hay que ser especialmente garantista a la hora de decidir la exclusión de una agrupación que 'se ha creado con el único fin de presentarse a las elecciones y de cuyas actuaciones anteriores, en consecuencia, no se tiene prueba alguna'". advirtió. Este movimiento denunció que, en la práctica, la anulación de las candidaturas de D3M se ha basado en "despojar de los derechos políticos a las personas que concurrían en sus listas" y aseguró que no ha existido "ninguna conducta delictiva de estas personas, únicamente indicios". En este sentido, manifestó que un tribunal no puede tomar una decisión "tan grave como ésta en base a unas meras suposiciones". Por otra parte, respecto a la anulación de las listas de Askatasuna, Lokarri indicó que esta resolución del TS adquiere "tintes aún más graves y preocupantes". "La Abogacía del Estado y la Fiscalía sólo han aportado tres pruebas: la similitud de los estatutos de dicha formación política con los de Euskal Herritarrok, que casi la mitad de los candidatos de Askatasuna avalaron la constitución de la plataforma D3M y conversaciones grabadas en la cárcel entre miembros del Partido Comunista de las Tierras Vascas (EHAK) sobre la estrategia de la lista 'sucia' y la 'blanca'", criticó. A su juicio, se trata de una argumentación "muy pobre" para sostener una sentencia que provoca "tan graves consecuencias" y añadió que "crean un grave precedente de cara a futuro". "Según la argumentación del Supremo es de suponer que en algún lugar existe una base de datos en la que están registrados los nombres de todas las personas que ejercieron un derecho democrático básico, como es apoyar la presentación de candidaturas mediante una firma depositada ante notario. Una conducta legal y no sancionable a posteriori es considerada como sospechosa de ser delictiva", indicó. En este sentido, manifestó que numerosos colaboradores de Lokarri han prestado su firma en anteriores ocasiones. "¿Cometieron un delito sin ser conscientes de ello? ¿Dónde está esa base de datos? ¿Se pueden cancelar, tal y como prescribe la Ley Orgánica de Protección de Datos Personales? ¿Qué ocurre con los militantes de otros partidos políticos que también firmaron?", se preguntó. Lokarri señaló que las consecuencias que acarrea esta anulación de las candidaturas son "graves e irreversibles". "El mínimo respeto a las garantías procesales y jurídicas exige que existan pruebas claras y contundentes. En este caso no han sido aportadas. La decisión del Supremo se basa en convicciones morales, argumento absolutamente insuficiente para justificar un recorte tan grave de Libertades democráticas básicas cuando sólo resta una semana para el inicio de la campaña electoral", agregó. Este movimiento manifestó que es "más que probable que esta decisión del Supremo no pase el filtro del Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo", aunque indicó que "lo problemático" será que "ya no habrá vuelta atrás". "Las consecuencias de esta anulación de las candidaturas será irreversible y durante los próximos cuatro años una parte importante de la sociedad vasca se verá sin representación en el Parlamento", concluyó.