Alarte opina que Camps ha quedado "inhabilitado" para seguir al frente de la Generalitat valenciana

Muestra su preocupación por que "existe una responsabilidad política en todo lo actuado por la Generalitat valenciana"

ALICANTE, 19 (EUROPA PRESS)

El secretario general del PSPV-PSOE, Jorge Alarte, consideró hoy que el presidente de la Generalitat valenciana, Francisco Camps, imputado en el 'caso Gürtel' "ha quedado inhabilitado para seguir gobernado esta comunidad", y se mostró convencido de que el jefe del Consell no está preocupado por los problemas de la Comunitat, sino "que está solo preocupado en ver qué dice cuando su abogado le diga lo que tiene o no que responder ante su señoría en las próximas horas".

Momentos antes de la reunión mantenida con la directiva de la patronal alicantina, a preguntas de los medios de comunicación, Alarte trasladó su "absoluto respeto" por las decisiones que adopte el Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana (TSJCV), y aseguró que "lo que sus señorías decidan lo acataremos nos guste o no nos guste".

No obstante, tal y como se desprende del proceso judicial, remarcó que en este caso "también existen responsabilidades políticas junto a las responsabilidades penales".

"Sobre las responsabilidades penales, les deseo a todos los imputados e implicados la mejor de las suertes personales y por supuesto que se les trate como a todos los ciudadanos, con las mismas garantías y presunciones, pero también con las mismas exigencias de que asuman las responsabilidades que hayan podido incurrir", declaró.

Para Alarte, en este proceso, tanto los ciudadanos como los socialistas hubieran esperado que el presidente de la Generalitat "se hubiera situado a la altura ética y política que le corresponde al máximo representante de las instituciones democráticas", y "que hubiera dado la cara donde tocaba, ante los representantes de los ciudadanos".

"Hubiéramos esperado que hubiera dado explicaciones y no se hubiera escondido, que hubiera explicado qué pasa, porqué se ha relacionado con una empresa de una trama corrupta generalizada en toda España que se dedica a evadir el dinero y a cometer delitos", declaró, al tiempo que reclamó que "hubiera habido claridad, transparencia, altura democrática y responsabilidad política".

"No hemos encontrado nada de eso, por eso, con independencia del resultado judicial ante el que insisto mi respeto político y democrático, el presidente ha quedado inhabilitado para seguir gobernando esta Comunidad", afirmó.

"Por eso y porque les aseguro de que a estas horas no está preocupado por los 490.000 parados, no está preocupado por las propuestas por un nuevo modelo económico para los valencianos, ni por la ley de la dependencia, ni el sistema público sanitario, sino que está solo preocupado en a ver qué dice cuando su abogado le diga lo que tiene o no que responder ante su señoría en las próximas horas".

En opinión del líder del PSPV-PSOE los ciudadanos de la Comunitat Valenciana no se "merecen que hoy toda la prensa nacional esté apostada a la puerta de nuestro alto tribunal y que hoy los ciudadanos de la Comunitat sólo sean conocidos por el presidente que tenemos y por las graves acusaciones que sobre él pesan".

"DEGRADACIÓN DEL AMBIENTE DEMOCRÁTICO"

Además, en su intervención ante los medios de comunicación, mostró su "preocupación" por que, según indicó, "existe una responsabilidad política en todo lo actuado por la Generalitat valenciana: porque ya no sólo se está investigando la presunta actuación penal del presidente de la Generalitat, un hecho grave en sí mismo desde el punto de vista institucional y político, sin precedentes en nuestra democracia autonómica".

Ahora, además se ha decidido ampliar esa actuación del gobierno valenciano, a todos los contratos del Gobierno de la Generalitat, a las empresas involucradas en la trama. Al respecto, condenó que Francisco Camps "en lugar de dar la cara ante las Corts Valencianes, ha degradado el ambiente democrático en la comunidad hasta límites insospechables, lo que directamente le inhabilita para continuar siendo el presidente de la Generalitat".

En este sentido, lamentó que "lo ha degradado sometiendo a un control sin precedentes de nuestra televisión pública", y recurriendo, según dijo, "a una estrategia sistemática, ordenada personalmente por él, de ataque a todos los cargos electos de las fuerzas políticas del arco parlamentario en las Corts".

Además, acusó a Camps de "hacer de la insidia y el gran lodazal político la manera de defenderse de las graves acusaciones que se le están formulando y por las que tiene que declarar ante la sala de lo Penal del TSJ", así como de "cuestionar el estado democrático, satanizando primero al señor Garzón, después a la Policía, a los fiscales, después intentando no dar la cara ni siquiera ante los tribunales, pidiendo la nulidad".