Consejero CyL asegura que el Tribunal de Cuentas fiscalizó el expediente y no encontró defecto alguno

Reitera que el expediente de la variante de Olleros de Alba es "correcto, limpio, inmaculado y ajustado a la legalidad"

VALLADOLID, 3 8EUROPA PRESS)

El consejero de Fomento, Antonio Silván, aseguró hoy que el expediente de adjudicación de las obras de la variante de Olleros de Alba (León) a la empresa Teconsa, en 2002, fue fiscalizado por el Tribunal de Cuentas de España que no encontró defecto alguno o solicitó documentación complementaria.

Así lo aseveró Silván durante su comparecencia, a petición propia, en la Comisión de Transportes e Infraestructuras de las Cortes para explicar la adjudicación de dichas obras después de que un informe del juez Baltasar Garzón apuntase a una "adjudicación amañada" por parte de la Consejería de Fomento que habría beneficiado al principal implicado en el conocido 'Caso Gürtel', Francisco Correa.

Durante su comparecencia, el titular de Fomento hizo hincapié en que se trata de un expediente administrativo "correcto, limpio inmaculado y ajustado estrictamente a la legalidad", palabra que llegó repetir hasta once veces en una intervención de siete hojas que apenas duró 10 minutos.

Al respecto, Antonio Silván aseveró que el expediente fue fiscalizado por el Tribunal de Cuentas de España "sin reparo alguno" al tiempo que explicó que ni el informe provisional "hizo referencia a defecto alguno" ni hubo solicitud de documentación complementaria sobre la variante de Olleros de Alba.

Asimismo, insistió en lo mismo que el pasado miércoles aseguró el portavoz de la Junta, José Antonio de Santiago Juárez, y dijo que en el fax remitido a la empresa Teconsa "no hay anotación alguna" al tiempo que precisó que "lo que después se haya podido hacer con él lo desconozco, no lo se ni lo puedo saber y entiendo que ustedes tampoco".

"Es una comunicación en origen absolutamente correcta, habitual y legal", subrayó Silván, quien aseguró que las afirmaciones que se han hechos tras conocerse la imputación del juez Baltasar Garzón son "infundadas, injustas, torticeras y temerarias".