Los hijos del presidente de Colombia niegan enriquecimiento por tráfico de influencias

  • Bogotá, 20 abr (EFE).- Tomás y Jerónimo, los hijos del presidente colombiano, Álvaro Uribe, negaron hoy haberse enriquecido por las decisiones que funcionarios subalternos de su padre tomaron con respecto a un lote que les pertenece y en el que se construirá una zona franca.

Los hijos del presidente de Colombia niegan enriquecimiento por tráfico de influencias

Los hijos del presidente de Colombia niegan enriquecimiento por tráfico de influencias

Bogotá, 20 abr (EFE).- Tomás y Jerónimo, los hijos del presidente colombiano, Álvaro Uribe, negaron hoy haberse enriquecido por las decisiones que funcionarios subalternos de su padre tomaron con respecto a un lote que les pertenece y en el que se construirá una zona franca.

La revista Semana en su última edición publicó una información en la que señala que los hijos del mandatario adquirieron como accionistas de una sociedad unos terrenos cerca de Bogotá.

Por acción de funcionarios del Gobierno se decidió la creación de zona franca y por eso los lotes se valuaron de manera considerable.

Los réditos que les quedaron a los hijos de Uribe superaron los 3.000 millones de pesos, casi un millón y medio de dólares, en solo dos años, según Semana.

"Consideramos que es una investigación cargada de imprecisiones, de información mal precisada, mal intencionada y tendenciosa", dijo Tomás, el hijo mayor de Uribe a periodistas.

Además aseguró que enviarán una carta a Semana en la que le explicarán punto por punto las denuncias que presentaron.

En la misiva los hijos del jefe de Estado indican que el reporte periodístico presenta inconsistencias, entre las que señalan que nunca fueron beneficiarios de una decisión preferencial del Gobierno para la creación de una zona franca.

Dicen también que se cumplieron todos los trámites de rigor y aclaran que cada uno es propietario de un 7 por ciento de los terrenos, mientras que el informe dice que son dueños del 60 por ciento.

Tomás añadió que para ellos es clara la intención política de Semana, que busca enlodar el nombre de su padre y en especial el columnista que divulgó el informe, Daniel Coronell.

"Ha sido un contradictor político de mi papá durante 10 años, que ha tildado a mi familia de narcotraficante, de paramilitar y de corrupta", dijo al señalar que lo que buscan es causarle daño al presidente Uribe.

La decisión de construir una zona franca con beneficios comerciales en los terrenos en los que los Uribe tienen acciones la emitió la Comisión Intersectorial de Zonas Francas, a la cual pertenecen, entre otros, los ministros de Comercio, Luis Guillermo Plata, y de Hacienda, Óscar Iván Zuluaga.

Plata negó que haya favorecido a los hijos del presidente con la decisión de convertir un área rural en industrial y agregó que en la aprobación de la zona franca no se presentó ninguna irregularidad.

"En este caso la solicitud cumple con los requisitos y aquí no se ha hecho nada indebido, aquí no hay tráfico de influencias, no hay nada en que se hayan doblado las normas o que se les hayan hecho las cosas más fáciles", dijo Plata, que calificó de infundadas las denuncias.

Los dos ministros y otros funcionarios serán convocados por los partidos de oposición en el Congreso para que expliquen sus actuaciones en el caso.

El senador del Polo Democrático Alternativo (PDA) Jorge Robledo señaló que promoverá un debate para que expliquen por qué los lotes que pertenecen a los hijos, el suegro y los cuñados de Uribe, en muy pocos meses se "supervalorizaron".

Los hijos de Uribe se han visto envueltos en otros escándalos por sus negocios e incluso se los acusó de tener algún tipo de relación con algunas de las oficinas de captación ilegal de dineros o "pirámides" que defraudaron a millones de colombianos.