Prisión con fianza para el comisario detenido por corrupción policial en el Riviera y el Saratoga (Barcelona)

BARCELONA, 24 (EUROPA PRESS) La titular del Juzgado de Instrucción número 33 de Barcelona ordenó esta tarde el ingreso en prisión bajo fianza del comisario de la Policía Nacional por presuntamente alertar a los prostíbulos Saratoga y Riviera, de Castelldefels (Barcelona), de la redadas policiales a cambio de importantes sumas de dinero. Fuentes judiciales explicaron a Europa Press que el comisario L.G. eludirá entrar en la cárcel pagando una fianza de 5.000 euros, y que la magistrada Elisabeth Castelló le imputa, entre otros, los delitos de revelación de secretos, soborno y favorecimiento de la inmigración y la prostitución ilegales, cargos que el detenido negó ante la juez. Los Mossos d'Esquadra arrestaron ayer en Cerdanyola del Vallès (Barcelona) a L.G., quien actualmente era comisario jefe coordinador de las comisarías locales y trabajaba en la Jefatura Superior de Policía de Catalunya, aunque anteriormente había dirigido la brigada de extranjería. Se da la circunstancia de que L.G. se presentó voluntariamente el jueves en el juzgado para aclarar su versión pero la magistrada no quiso recibirle, aunque ayer ordenó su detención al vincularle con los supuestos pagos de los dueños de los prostíbulos a altos cargos policiales para obtener su protección y avisarles de redadas. Con esta ya son diez las personas implicadas en la trama, entre ellas, el ex jefe de un grupo de la Unidad Contra las Redes de Inmigración Ilegal y Falsificación (Ucrif), que se encuentra en prisión preventiva, y el actual inspector jefe de la unidad, quien eludió ingresar en la cárcel pagando una fianza de 2.500 euros. La juez también ha ordenado el ingreso en prisión del director y uno de los dos dueños del Saratoga, así como de uno de los propietarios del Riviera, mientras que los dos otros responsables de ambos clubes quedaron en libertad con cargos como un inspector de Policía que actualmente está destinado a Alicante y un ex agente. La magistrada imputa a los implicados delitos relativos a la prostitución y la inmigración ilegales y contra los derechos de los trabajadores, así como cohecho --soborno a funcionario público--, pues supuestamente los agentes alertaban a los responsables de los prostíbulos de las redadas policiales a cambio de dinero y regalos, como joyas y relojes. La investigación contra el Saratoga y el Riviera, bajo secreto de sumario, empezó en verano de 2007 y hace dos semanas la juez instructora decidió clausurarlos durante, al menos, seis meses porque, según los indicios recabados por la policía, en estos clubes pueden cometerse delitos de prostitución ilegal, tráfico ilegal de inmigrantes y contra los derechos de los trabajadores.