PSPV pregunta a Camps si cree, como Alfonso Rus, que los profesores son "gilipollas" y le exige una desautorización

VALENCIA, 30 (EUROPA PRES)

La secretaria general del PSPV-PSOE, Carmen Martínez, exigió hoy al presidente de la Generalitat valenciana, Francisco Camps, una "inmediata y fulminante desautorización" al presidente provincial del PP y de la Diputación de Valencia, Alfonso Rus, y le preguntó si también considera "gilipollas" a los profesores, en alusión a los términos que utilizó en un mitin el dirigente popular para dirigirse a los docentes a quienes amenazó con "rematarlos".

"Si Camps no lo hace entenderemos que todo el PP es el que insulta y amenaza a los profesores valencianos", indicó Martínez en un comunicado, en el que consideró "extraordinariamente graves" las afirmaciones de Rus, "realizadas mientras dirigentes del PP como Vicente Rambla y Rafael Blasco se reían".

Carmen Martínez lamentó que Rus "utilice la política para arremeter contra colectivos sociales y culturales, piensen o no como él" y recordó los insultos que el principal dirigente provincial del PP vertió en otras intervenciones "contra los músicos, a los que llamó 'burros', o los electores a los que llamó 'tontos'".

"Rus desprecia la cultura valenciana y la universidad. Su frecuente ataque a los músicos de las bandas o maestros de valenciano no están en absoluto justificados, y son un ataque al conjunto de la ciudadanía", manifetsó, y señaló que las declaraciones del también alcalde de Xàtiva "demuestran el verdadero talante de la derecha en esta comunidad".

La secretaria provincial de los socialistas subrayó que "el insulto y la mentira son las armas de quienes no tienen argumentos", por lo que dudó de que "sea Camps quien lo desautorice". "Sabemos que Camps es un mentiroso, porque dijo que no conocía a Álvaro Pérez cuando éste ha sido su 'amiguito del alma'. Pero como dijo Jorge Alarte, el presidente de la Generalitat está recurriendo a un estilo mafioso para defenderse de una investigación judicial por recibir presuntamente dádivas de una trama corrupta", indicó.

Para Martínez, "difícilmente podrá exigirle Camps a Rus un comportamiento políticamente ético cuando el presidente de la Generalitat es el abanderado del desprestigio a las instituciones".