Caamaño se estrena en el Senado descartando la cadena perpetua en España

  • Madrid, 10 mar (EFE).- El ministro de Justicia, Francisco Caamaño, se ha estrenado hoy en una sesión de control en el Senado, descartando la implantación de la cadena perpetua en nuestro país, medida, según ha dicho, "difícilmente conciliable" con lo dispuesto en la Constitución española.

Caamaño se estrena en el Senado descartando la cadena perpetua en España

Caamaño se estrena en el Senado descartando la cadena perpetua en España

Madrid, 10 mar (EFE).- El ministro de Justicia, Francisco Caamaño, se ha estrenado hoy en una sesión de control en el Senado, descartando la implantación de la cadena perpetua en nuestro país, medida, según ha dicho, "difícilmente conciliable" con lo dispuesto en la Constitución española.

Así respondía el titular de Justicia al senador del PNV Joseba Zubía, que preguntaba al ministro si el Gobierno tiene previsto introducir la cadena perpetua para determinados delitos, como "algunos" han reclamado tras el asesinato en Sevilla de la joven Marta del Castillo.

Tras indicar que "en nuestro orden constitucional no tienen cabida las penas a perpetuidad", Caamaño ha reconocido que el sistema es susceptible de mejoras que atiendan las demandas de la sociedad, aunque ha señalado que la ponderación de esas medidas solo puede llevarse a cabo "en el marco de nuestra Constitución", que contempla un sistema punitivo cuya principal razón de ser es la reeducación y la reinserción social.

Por su parte, Zubía, que ha aprovechado para felicitar al ministro por su llegada al "banco azul" del Gobierno y desearle "lo mejor" como responsable del profundo y urgente cambio que necesita la Justicia, ha rechazado la "mala costumbre" del legislador de improvisar y modificar leyes al impulso del momento político, la alarma social generada por determinados sucesos o el calor de acontecimientos concretos.

Ha recordado que esto es lo que ocurrió con la Ley Antiterrorista de 1985, después con la política penitenciaria y las medidas destinadas a la dispersión de presos, la recalificación de grados o la doctrina Parot, así como con la última reforma penal, que contempla la libertad vigilada de hasta 20 años para terroristas, pederastas y violadores reincidentes una vez cumplida la pena, y que ya ha sido cuestionada por el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ).

En su respuesta Caamaño ha afirmado que dicha reforma del Código Penal está en fase de consulta y que el Gobierno analizará las observaciones y propuestas de todas las instituciones correspondientes, entre ellas las del CGPJ, para "buscar un equilibrio entre la dignidad del ser humano y los bienes constitucionalmente protegidos".

En este sentido, ha recalcado que en España y en los países de nuestro entorno se está realizando una acomodación reflexiva y ponderada a las nuevas demandas de la ciudadanía, con una idéntica respuesta en los distintos ordenamientos punitivos.

Según Caamaño, al Gobierno no se le escapa que, mientras la comisión de un delito es una acto rápido y breve, el sufrimiento de las víctimas se prolonga extraordinariamente en el tiempo.

"Somos plenamente conscientes de ello" y "hay muchos elementos que meditar en este contexto", ha dicho Caamaño, que ha considerado un honor responder a esta primera pregunta en una sesión de control en el Senado, cámara a la que -ha indicado- tiene tanto "aprecio".

Finalizada su intervención, el nuevo ministro ha recibido un caluroso aplauso de los senadores del grupo socialista, algunos de los cuales se han acercado a él para felicitarle y darle la bienvenida al cargo.