El Parlament balear rechaza instar a Antich a que presente una cuestión de confianza

Estaràs mantiene que el Govern se "sustenta en el voto de la corrupción" durante el debate en el que se ausentó Antich PALMA DE MALLORCA, 10 (EUROPA PRESS) El Parlament rechazó hoy, con los votos del PSIB, UM y Bloc, una Proposición No de Ley presentada por el PP, mediante la cual instaba al presidente del Govern, Francesc Antich, a que presentara ante la Cámara una cuestión de confianza para comprobar con qué apoyos cuenta para llevar a cabo su política, debido a que, a juicio de la portavoz 'popular', Rosa Estarás, el Govern se "sustenta en el voto de la corrupción", refiriéndose así al parlamentario del Grupo Mixto Bartomeu Vicens (ex-UM), quien eludió la cárcel tras pagar una fianza de 100.000 euros. Así, durante el debate de la iniciativa del que se ausentó Antich hasta el momento de la votación, Estarás acusó al Ejecutivo autonómico de "dar legitimidad" a la corrupción al aprobar las Leyes, como la de los Presupuestos, con el voto de Vicens, quien está en libertad con cargos por su implicación en la presunta trama de corrupción en torno al polígono industrial de Son Oms. Por este motivo, consideró que el Govern "ha entrado en crisis", ya que "no se puede confundir mayoría parlamentaria con estabilidad política" y, en esta línea, estimó que los ciudadanos de Baleares "no deben fiarse" de un Ejecutivo que se apoya en el voto de una persona imputada en un caso de corrupción. Por su parte, el portavoz parlamentario del PSIB, Antoni Diéguez, señaló que Estarás ha planteado una cuestión de confianza en lugar de presentar una moción de censura, debido a que "no cuenta con el apoyo de los suyos" y, por tanto, "no se puede presentar como alternativa". Por este motivo, sostuvo que los 'populares' centran sus críticas en Vicens para "olvidarse" de sus propios problemas internos, teniendo en cuenta que el PP está "sin rumbo ni gobierno". "Con esta iniciativa, los 'populares' no han creado ni un solo empleo, ni han ganado un solo voto, ni han mejorado la confianza de los ciudadanos en las instituciones", sentenció. El portavoz del Bloc criticó que la única intención de la iniciativa defendida por Estarás es "erosionar" al Govern y recordó al PP que puede presentar cuando quiera una moción de censura, si considera que Antich no cuenta con los apoyos suficientes para gobernar. No obstante, advirtió a esta formación de que esto podría suponer una "lucha interna", teniendo en cuenta que los 'populares' están "fragmentados y no tienen un programa alternativo". Sin embargo, Estarás replicó que "no es el momento" de plantear una moción de censura, sino de conocer con qué apoyo cuenta Antich en el Parlament, ya que, a su juicio, es "necesario" que "se le diga la verdad al pueblo para que se le pueda pedir la confianza". La portavoz del PP exigió al presidente del Ejecutivo autonómico que "actúe" ante el supuesto caso de corrupción en el que está involucrado Vicens, tal como, según apuntó, hizo su partido ante los diferentes casos de corrupción fraguados en la pasada legislatura "y por los que ya hemos pedido disculpas a los ciudadanos y hemos actuado de forma contundente contra las personas que han transgredido la Ley haciendo de la política un servicio personal". Por otra parte, acusó a Antich de "haber hecho creer" al PP que dialogaría con la oposición las principales leyes para evitar usar el voto "de la corrupción", con el fin de aprobarlas. Sin embargo, criticó que sólo se produjo una reunión para hablar de los Presupuestos de 2009 que, finalmente, "se aprobaron con el voto de quien todos conocemos", en referencia a Vicens. DIÁLOGO "SIN TRAMPAS" Por ello, Estarás abogó por abrir una nueva etapa de diálogo "sin trampas y con convicciones", de forma que el Ejecutivo autonómico convoque a la oposición antes de que se aprueben las iniciativas, con el objetivo de que no ocurra como con el decreto turístico que "nos convocaron cuando ya estaba en vigor". "Nos pueden perseguir, pero no nos callarán", espetó la dirigente 'popular' a los partidos que apoyan al Govern, al tiempo que recomendó a Antich que no "pierda la dignidad por el poder, porque si no, a la larga perderá el poder sin dignidad". Diéguez calificó de "exótica" la petición de una cuestión de confianza a Antich, teniendo en cuenta que es la segunda vez que se produce una solicitud de este tipo en la historia del Parlament. El dirigente socialista consideró que Estarás ha optado por reclamar una cuestión de confianza ante su "impotencia" de no contar con el apoyo suficiente de su grupo para presentar una moción de censura en la que ella se postulara como candidata. Por su parte, Barceló sostuvo que Antich "no puede ni debe actuar en función de presiones políticas" a la hora de presentar una cuestión de confianza y, por otro lado, criticó la "hipocresía" del PP al apostar por el consenso ante la crisis económica al mismo tiempo que utiliza la actual situación económica con "intereses partidistas y sin visión de país". Finalmente, el parlamentario del Grupo Mixto Josep Mayans (AIPF) estimó que Antich no desea someterse a una cuestión de confianza, porque "no tiene ganas de sentarse a negociar el voto favorable con los partidos que dan apoyo al Govern y, sobre todo, con uno de ellos por las contraprestaciones que le pedirían a cambio".