La madre del dominicano asesinado dice que le han tratado "como si su hijo fuera un perro" por falta de información policial

La familia pide justicia y cadena perpetua para el asesino de su hijo aunque descartan una manifestación en su memoria MADRID, 23 (EUROPA PRESS) La familia del joven dominicano asesinado a tiros el pasado viernes en el madrileño barrio de Tetuán afirmó hoy que se han sentido tratados como si su hijo "fuera un perro, cuando lleva desde los 8 años aquí", ya que hasta esta mañana ninguna persona se ha puesto en contacto con ellos para informarles sobre el caso. La madre de la víctima, Ana Mercedes Peralta, aseguró hoy, compungida, que la Policía no se ha comunicado con la familia hasta hoy, cuando le anunciaron que debía presentarse en el juzgado número 11 de Plaza de Castilla, que lleva el caso judicial. En una rueda de prensa ofrecida esta tarde, Ana Mercedes recordó a su hijo, que definió como "el mejor de todos, lo máximo tanto como hombre como niño con 22 años". "Mi hijo era una bella persona. Tenía más gente que yo, que llevo 20 años en España. Era un chico servicial con todo el mundo y por eso la gente chilla, grita y dice cosas", agregó. Por ello, exigió justicia y cadena perpetua para el culpable. "No me puedo explicar por qué se ensañó ese nombre con mi hijo, si era una buena persona. Mañana puede pasarle a otro. Hay mucho malo por todos los sitios, españoles o dominicanos. Si esa gente llevara un poco más de castigo, quizá no lo hubiera hecho; pero a los dos o tres años salen de la cárcel y les da igual. Mientras, el que está debajo de la tierra ya no se puede defender, porque está muerto", expresó la madre de la víctima. El padre del fallecido manifestó que actualmente Luis trabajaba con él "haciendo chapuzas", ya que, debido a la crisis económica, se quedó en el paro como oficial de la construcción. De hecho, el joven sólo quería trabajar unos cuantos días más para poder cobrar el paro. "Ya tenía los papeles a punto", precisó una prima. Entretanto, su madre relató que las aficiones de su hijo era bailar salsa y el Real Madrid. "Quiero que el equipo lo sepa", dijo Ana Mercedes, al tiempo que recordó que su camiseta luce ahora en el altar colocado en la calle Topete. LAS CIRCUNSTANCIAS DEL SUCESO La familia de Luis dio algunos detalles sobre las circunstancias del suceso. Así, el padre, Faustino Polanco, relató que el presunto asesino llevaba rondando por el barrio durante cinco horas. De hecho, explicó que hay testigos que le vieron merodeando por varios supermercados latinos con ánimo de conseguir droga. Así, sobre las 22.00 horas el pasado viernes, paró a la que sería, a la postre, su víctima, para preguntarle dónde podía conseguir un gramo de coca. Según la madre del fallecido, su hijo acababa de salir de realizar un trabajillo. Iba vestido con el mono lleno de pintura e iba a buscar la moto, que tenía en un taller de reparación. Cuando el supuesto asesino le paró y le habló, Luis le dio la espalda "porque no quería hacerle caso", momento en el que recibió dos disparos a bocajarro por la espalda y sin posibilidad de defenderse. "Llevaba las manos en los bolsillo", exclamó Ana. Minutos después, el presunto autor de los hechos fue detenido por la Policía. Los abogados que defienden a la familia como acusación particular señalaron que el hombre, José Luis T. C., de 38 años, se negó a hablar en dependencias policiales, aunque sí declaró ayer ante los juzgados. Allí, el arrestado no se pronunció sobre el móvil del asesinato y alegó desconocer por qué le mató. Tras escuchar su versión, la juez dictó auto de ingreso en prisión, por lo que José Luis T.C. fue conducido a la cárcel madrileña de Soto del Real. El acusado volverá el próximo miércoles a comparecer de nuevo para la ratificación de la orden de prisión. Eso sí, el bufete que lleva el caso indicó que varios testigos, que no se conocían entre sí, indicaron a la juez que el supuesto homicida no era vecino del barrio y que había deambulado por el barrio desde las 17.00 horas del viernes. GUARDIA DE SEGURIDAD, NO POLICÍA Por otro parte, la jefe del gabinete jurídico, Cynthia Favero Ballestero, quiso aclarar que la víctima no tenía antecedentes penales ni ha tenido comparecencias por maltrato o otras circunstancias y achacó estas informaciones a una posible confusión con otros ciudadanos dominicanos fallecidos recientemente. Además, aseguró que el apresado por el crimen era guardia de seguridad y no policía, pero tenía licencia de armas, aunque no quiso revelar qué modelo portaba en el momento en el que presumiblemente mató a Luis, a pesar de que el caso no está bajo secreto sumarial. Sobre la tipificación como homicidio y no asesinato por parte del juez, la abogada aseguró que, como el asunto se encuentra en la etapa de instrucción, no obsta que se cambie la tipificación durante el proceso judicial. MISAS, ENTIERRO Y ALTAR El cuerpo de Luis se encuentra actualmente en el Instituto Anatómico Forense. Una vez que el juez lo estime oportuno, pondrá el cadáver a disposición de la familia, que quiere que sea enterrado en España "porque él era español y éste también es su país", indicó la madre de la víctima portando el DNI de su hijo en la mano. Además, quiere que su hijo póstumo, que nacerá en un mes, pueda visitar la tumba de su padre. La novia de Luis, embarazada de más de ocho meses, sale de cuentas el próximo 5 de abril, según informó la familia. Asimismo, sus parientes más allegados, oficiarán una misa en su honor el próximo sábado a las 20.15 horas en la Iglesia de San Idelfonso, en la calle Fuencarral, tras otro acto religioso más íntimo celebrado esta tarde en una parroquia cercana a Plaza de España. Por otro lado, mantendrán el altar en la calle Topete, donde fue asesinado el joven dominicano, hasta el domingo, ya que quieren respetar la tradición del país caribeño de velar durante nueve días el cuerpo de su compatriota. "Allí han acudido muchos amigos, entre ellos españoles para darle su apoyo", señaló la madre del fallecido, conocido por todos como 'Luisito'. No obstante, la familia no convocará finalmente una manifestación, tal y como plantearon en un primer momento. De hecho, precisó que desautorizarán cualquier marcha que se haga en su nombre porque no quieren ligar este hecho con motivaciones políticas, étnicas o raciales. "Esta familia es de clase media, integrada en España y muy normal. No pretenden exaltar su dominicaniedad ni que exista un brote xenófobo ni venganza contra el pueblo español. Sólo quieren Justicia y que se condene a los culpables con el rigor de la ley", agregó la abogada de la acusación particular. En este sentido, el embajador de la República Dominicana en España, Marcos Gross, presente también en el acto, destacó que desde el asesinato de Luis no se ha producido ningún tipo de incidentes y por eso, llamó a la tranquilidad, la cordura y la integración de la comunidad dominicana. En nombre del Gobierno de este país caribeño, Gross indicó que la legación se hará cargo del costo del bufete contratado con el fin de que se llegue "hasta las últimas consecuencias, no por el hecho de que sea dominicano, sino por el derecho a la vida". "La comunidad dominicana lleva 20 años residiendo aquí y dando prosperidad a Madrid y a España. Por eso exigimos que sobre la persona asesina caiga toda la condena. Sólo pedimos Justicia", concluyó.