PP, PSOE e independientes decidirán mañana si presentan una moción de censura contra el gobierno del BNG en Gondomar

El alcalde rechaza vincular las cuentas a una cuestión de confianza y considera la censura "muy difícil de justificar"

VIGO, 18 (EUROPA PRESS)

Los partidos que forman la oposición en el municipio pontevedrés de Gondomar, PPdeG, PSdeG y los independientes Move Gondomar, mantendrán mañana una reunión para decidir si presentan una moción de censura contra el gobierno en minoría del BNG, al considerar que este ayuntamiento está sufriendo una situación de "desgobierno, caos y parálisis".

En declaraciones a Europa Press, el portavoz de Move Gondomar, Manuel Núñez Sestelo, explicó que, por ahora "no hay nada decidido ni definido" al respecto, si bien las tres formaciones --que cuentan con un total de 12 ediles en la Corporación Municipal, frente a lo 5 del BNG-- mantendrán mañana un encuentro a partir del cual "quedará claro" si se presenta la moción o no.

Núñez Sestelo consideró necesario actuar antes de las vacaciones del verano y advirtió al resto de los partidos de que, de quedar el proceso para septiembre, Move Gondomar --que tiene un edil-- ya no participaría. En este sentido, aseguró que si se deja para más tarde "no valdría la pena", puesto que ya quedaría poco tiempo para las próximas elecciones municipales.

Así, aseguró tener clara su voluntad de presentar la moción de censura, mientras que consideró que puede haber "dudas" en los demás partidos, especialmente entre las filas socialistas. En cuanto a las posibles dificultades para alcanzar un acuerdo entre las distintas formaciones, Sestelo aseguró que, en las poblaciones de pequeño tamaño, la acción se basa en "resolver el día a día y los problemas de los vecinos". "Creo que en eso estamos de acuerdo, aunque a veces tengamos una óptica distinta", agregó.

Sin embargo, criticó al BNG por "aferrarse" en su promesa de redactar partiendo de cero un Plan General de Ordenación Municipal (PGOM), lo que consideró "un despilfarro" cuando, según él, se puede "recuperar" parte de la documentación del de 2006. Así, lamentó que, ante la disparidad de posturas entre el BNG y la oposición, "no se hizo nada, cuando los vecinos prefieren tener algo que nada".

CONFIANZA

El independiente consideró que el hecho de pedir al alcalde que presente unos presupuestos vinculados a una moción de confianza --y que de no ser aprobados se abriría la puerta a la moción de censura-- sería "dilatarse mucho en el tiempo". "Creo que sólo hay dos opciones, o la moción de censura o quedarnos como estamos", aseveró.

Por su parte, el portavoz del PP --partido que cuenta con siete concejales--, Carlos Silva, aseguró que a día de hoy "no hay nada, de nada, de nada" acordado sobre la moción de censura.

En declaraciones a Europa Press, el 'popular' reconoció la existencia de conversaciones con el resto de partidos, aunque aseguró que estos contactos se mantienen "desde hace tiempo" con el fin de analizar la situación del municipio. Según añadió, tras haber estudiado la coyuntura en la que se encuentra Gondomar, "ya va siendo hora de que presenten unos presupuestos" y pidió al Ejecutivo local que lo haga vinculándolos a una cuestión de confianza.

Silva instó al regidor a que presente las cuentas vinculadas a la citada cuestión de confianza y, si no lograra apoyo para aprobar el presupuesto, "se abriría otro mecanismo que es la moción de censura". En todo caso, recordó al regidor nacionalista que "a lo mejor la supera", como ocurrió en el caso del municipio de O Porriño con el regidor nacionalista Raúl Francés.

Para el 'popular' la situación del Ayuntamiento es "insostenible", al tiempo que acusó al Gobierno local del BNG de "no palpar la realidad de la gente". "Ellos son el problema", aseguró, al respecto de los nacionalistas, por lo que consideró que "lo democrático y lo justo" sería que "dejen el camino libre a otras posibilidades".

Por su parte, el socialista Alfonso de Lis también incidió, al igual que Silva, en que "de momento no hay nada de nada" al respecto de la moción de censura. En todo caso, criticó la mala situación en la que se encuentra el municipio, según él, a consecuencia de la "falta de acción de gobierno o el incumplimiento de acuerdos plenarios", entre otros aspectos. "Han pasado dos años y estamos peor", lamentó el portavoz del PSdeG --partido que cuenta con cuatro ediles--.

ALCALDE

Por su parte, el alcalde de Gondomar, Xosé Antón Araúxo, rechazó que exista desgobierno en la localidad y aseguró que la relación con los vecinos es "fluida", por lo que consideró que la "hipotética moción de censura es muy difícil de justificar" ante la sociedad.

En declaraciones a Europa Press, criticó la "absolutamente irresponsable" actitud de los tres partidos de la oposición, a quienes acusó de estar instalados en una estrategia de "votar a todo que no". Asimismo, incidió en que "lo que une a los tres" es la voluntad de "rescatar el PGOM de 2006, que "generó una ola de corrupción" y está "bajo sospecha".

En cuanto a la petición del PP de someter los presupuestos a una cuestión de confianza, aseguró que se trata de una maniobra porque "no encuentran justificación posible a no ser la justificación espuria del PGOM", al tiempo que rechazó que vaya a presentar las cuentas ligadas a la confianza.

"Haremos unos presupuestos y que ellos voten a favor o en contra", aseguró, para añadir que "si quieren que se pongan de acuerdo y presenten la moción de censura". Finalmente, se preguntó sobre la opinión de la dirección de PPdeG y PSdeG sobre los movimientos de las formaciones en Gondomar.

Araúxo restó importancia al asunto al afirmar que la credibilidad que le merece la posibilidad de una moción es la de "confundir los deseos con la realidad" puesto que, según recordó, se viene hablando de este asunto desde "el día siguiente" a su toma de posesión en el cargo. Por ello, indicó que el Gobierno local sigue trabajando y gestionando "con total normalidad".