Duch acepta su parte de culpa en los crímenes de la prisión S-21 y pide disculpas a los familiares

PHNOM PENH, 31 (Reuters/EP) El antiguo jefe de los Jemeros Rojos, Kaing Guek Eav, alias Duch, se disculpó hoy por las muertes de más de 14.000 personas en la prisión S-21, el primer alto cargo del régimen de Pol Pot que acepta la culpa por los crímenes cometidos por el régimen hace 30 años. "Soy responsable de los crímenes cometidos en la S-21, especialmente de la tortura y la ejecución de las personas allí", declaró Duch ante el tribunal camboyano auspiciado por Naciones Unidas, donde se enfrenta a los cargos de crímenes de guerra y contra la Humanidad. "Si se me permitiera, me gustaría disculparme a los supervivientes del régimen y a las familias de las víctimas que tenían a algún ser querido que murió brutalmente en la S-21. Me gustaría que me perdonaran", declaró Duch al panel de cinco jueces, mientras los supervivientes de los Jemeres Rojos lo veían desde una galería pública. Duch también señaló que le gustaría "expresar mi arrepentimiento y dolor sentido por todos los crímenes cometidos" durante el reino del terror entre 1975 y 1979 y durante el cual al menos 1,7 millones de personas murieron en Camboya. Pero este ex profesor de matemáticas añadió que sólo seguía órdenes dadas por el líder de los Jemeres Rojos, y que temía por la vida de sus familiares si desobedecía. "Soy únicamente responsable de este crimen, pero soy un chivo expiatorio", manifestó. "Una persona que jugó un papel en las muertes", aseguró al tribunal en el segundo día de juicio.