Fernández, contraria a crear una corte especial de delitos de lesa humanidad

  • Madrid, 10 feb (EFE).- La presidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, consideró hoy que sería contraproducente la creación de una instancia judicial especial en su país para juzgar los delitos de lesa humanidad ya que podría servir de excusa a los propios imputados para evitar ser juzgados.

Fernández, contraria a crear una corte especial de delitos de lesa humanidad

Fernández, contraria a crear una corte especial de delitos de lesa humanidad

Madrid, 10 feb (EFE).- La presidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, consideró hoy que sería contraproducente la creación de una instancia judicial especial en su país para juzgar los delitos de lesa humanidad ya que podría servir de excusa a los propios imputados para evitar ser juzgados.

"Creo que lo peor que podría pasar es crear instrumentos legislativos que precisamente permitieran a quienes están acusados y están siendo juzgados lentamente, es cierto, pero están siendo juzgados y están en muchos casos detenidos, el argumento para presentarse ante foros internacionales alegando que se les saca del juez natural y de principios básicos del derecho penal occidental", señaló.

También sostuvo que con ello, podrían plantear "la nulidad de las causas, inclusive plantearlo ante la propia Corte Suprema de justicia de la nación sin necesidad siquiera de recurrir a ningún juez internacional como, por ejemplo, la Corte Interamericana de Derechos Humanos".

La presidenta argentina realizó estas afirmaciones en respuesta a una pregunta que le fue formulada durante su intervención en el foro de la Tribuna Iberoamericana, que organizan la Casa de América de Madrid y la Agencia Efe.

Cristina Fernández realiza una visita de Estado a España que concluirá esta tarde tras pronunciar un discurso en el Congreso de los Diputados.

En la Tribuna Iberoamericana fue presentada por la vicepresidenta primera del Gobierno español, María Teresa Fernández de la Vega, que elogió su trayectoria política y el hecho de que "nunca se resigna".

La presidenta argentina reconoció que el "escenario de fuerte retraso y demora en los juicios en materia de Derechos Humanos" que se registra en Argentina produce "angustia y sensación de injusticia".

Pero también recordó que fue durante el mandato del anterior presidente Néstor Kirchner cuando se decretó "la anulación e inconstitucionalidad de las leyes de obediencia debida y punto final".

Asimismo explicó que en los años 70, antes del 73, ya se había creado un foro especial, "el famoso camarón" integrado por tres jueces, y que "precisamente fue catalogado de absolutamente inconstitucional porque violaba un principio esencial del derecho penal occidental, como es el del juez natural".