Un importante diputado croata, condenado por crímenes de guerra

ZAGREB (Reuters) - Un tribunal croata sentenció el viernes a un poderoso diputado a 10 años de prisión por torturar y asesinar a civiles serbios durante la guerra de independencia del país, ocurrida entre 1991 y 1995.

Branimir Glavas, quien no asistió a la lectura del veredicto en un tribunal de Zagreb, es el primer alto cargo condenado por esos delitos, una señal de la determinación del país candidato a ser miembro de la Unión Europea de afrontar su pasado reciente.

La televisión estatal HRT informó de que Glavas podría haber huido a la vecina Bosnia, donde nació, y podría haber pedido un pasaporte bosnio, lo que evitaría su extradición. Según la agencia estatal de noticias Hina, ha sido visto en el sur de Bosnia.

Glavas fue acusado de ordenar a miembros de una unidad bajo su mando el secuestro, tortura y asesinato de serbios en la ciudad de Osijek, al este del Croacia, a finales de 1991, cuando estaba al frente de las fuerzas de defensa del lugar.

Los prisioneros fueron llevados amordazados a la ribera del río Drava, donde les dispararon y tiraron al agua, explicó la sentencia.

Croacia ya condenó a varios soldados y a un general por crímenes de guerra contra serbios, pero la eficiencia de su sistema judicial y la habilidad para llevar adelante juicios de crímenes de guerra permanecen bajo escrutinio de la Unión Europea, en la que Zagreb espera entrar en unos años.

"Estamos vigilando todos los juicios, pero vimos éste con particular atención porque era muy complejo e importante de muchas maneras", dijo a Reuters un diplomático de la UE en Zagreb.

Otras seis personas acusadas de los mismos cargos también fueron halladas culpables y sentenciadas a entre cinco y siete años de cárcel.

El juicio de Glavas comenzó en 2007 en Osijek pero el caso fue transferido a Zagreb, donde el político era investigado por otros crímenes contra civiles serbios, también cometidos en Osijek a comienzos de la década de 1990. Luego se unieron ambas investigaciones en una sola acusación.

Glavas ha negado cualquier crimen y realizó varias huelgas de hambre en protesta por su detención y juicio. Denunció el caso como políticamente motivado y encargado por el partido gobernante HDZ, que le expulsó en 2006.

El político, uno de los fundadores del HDZ, fue expulsado tras enfrentarse con el primer ministro Ivo Sanader sobre sus políticas proeuropeas. Su nuevo partido gobierna la fértil región oriental de Eslavonia.

Croacia luchó una guerra de independencia entre 1991 y 1995 contra el Ejército yugoslavo y rebeldes serbios respaldados por Belgrado. Durante el gobierno nacionalista en la década de los 90, la mayoría de los crímenes contra serbios eran tácitamente aprobados y raramente llevados a juicio.