Al menos 1.038 personas fueron asesinadas en Guatemala, según un organismo humanitario

  • Guatemala, 17 abr (EFE).- Al menos 1.038 personas, casi el 86 por ciento de ellas hombres, fueron asesinadas en Guatemala durante el primer trimestre de 2009, reveló hoy una organización humanitaria.

Al menos 1.038 personas fueron asesinadas en Guatemala, según un organismo humanitario

Al menos 1.038 personas fueron asesinadas en Guatemala, según un organismo humanitario

Guatemala, 17 abr (EFE).- Al menos 1.038 personas, casi el 86 por ciento de ellas hombres, fueron asesinadas en Guatemala durante el primer trimestre de 2009, reveló hoy una organización humanitaria.

Un informe del Grupo de Apoyo Mutuo (GAM), que vela por el respeto de los derechos humanos en Guatemala, detalla que del total de asesinados entre enero y marzo pasado 892 fueron hombres.

Además, señala que se produjeron en el primer trimestre 136 casos de asesinatos de mujeres, el de ocho niños y dos niñas.

El director del GAM, Mario Polanco, explicó a los periodistas que entre los asesinatos de hombres perpetrados en el primer trimestre de 2009 se contabilizaron los de 44 chóferes y 16 ayudantes del transporte público de pasajeros.

Según el activista humanitario, marzo fue el mes más trágico para los chóferes, cuando murieron de forma violenta 18, contra los 15 de enero y 11 del mes de febrero.

Polanco pidió a las autoridades guatemaltecas adoptar medidas urgentes para combatir la violencia que, a su juicio, ha puesto en evidencia que el Estado "está colapsado" y carece de políticas en materia de seguridad.

El pasado miércoles, el Ejecutivo, Legislativo y Judicial lanzaron el Acuerdo Nacional para el Avance de la Seguridad y la Justicia, que contempla una serie de medidas para derrotar la violencia y la impunidad en Guatemala.

Durante la presentación del plan, el presidente de Guatemala, Álvaro Colom, dijo que el clima de inseguridad que vive su país se debe, entre otras causas, a la "irracional" disminución del número de efectivos militares, que permitió al crimen organizado y a los carteles del narcotráfico penetrar en las estructuras del Estado.