Berlusconi garantiza un "control rigidísimo" para que la mafia no se infiltre en reconstrucción del Abruzzo

El primer ministro promete que los campamentos de desplazados se desmantelarán antes de que llegue "el frío otoño"

ROMA, 16 (de la corresponsal de EUROPA PRESS, Gloria Moreno)

El primer ministro de Italia, Silvio Berlusconi, garantizó hoy que tanto su Gobierno como la magistratura llevarán a cabo un "control rigidísimo" para evitar que la mafia se infiltre en la reconstrucción de la región de Abruzzo, que la semana pasada fue sacudida por un terremoto. Asimismo, prometió que los campamentos de desplazados se desmantelarán antes del otoño.

La reconstrucción se llevará a cabo "con controles rigidísimos contra las especulaciones y contra la mafia", aseguró el 'premier' con ocasión de su visita a la zona, durante la que inauguró la primera escuela que se abre en los campamentos de evacuados.

Por su parte, el fiscal nacional antimafia, Piero Grasso, pidió de nuevo mantener una "atención vigilante" contra los "saqueadores de las arcas del Estado", en alusión al peligro de que las organizaciones mafiosas del país intenten sacar provecho de las obras de reconstrucción que financiará el Estado.

En declaraciones a la televisión 'Canale 5', Grasso explicó que pondrá en marcha un grupo de trabajo compuesto de magistrados especializados en casos de mafia con el objetivo de prestar toda la ayuda que sea necesaria a la fiscalía de la zona.

Los investigadores también vigilarán especialmente a los líderes mafiosos que se hallan encarcelados en la región del Abruzzo y que podrían aprovechar la ocasión para dirigir desde allí nuevas operaciones de corrupción criminal.

En cuanto a la reconstrucción, Berlusconi se comprometió en sacar a los evacuados de los campamentos provisionales "antes de que termine el verano" y llegue "el frío otoño". Asimismo, aseguró que el Gobierno ayudará a los damnificados a construir o reestructurar su casa, aportando un tercio del coste total y mejorando las condiciones de las hipotecas.

NUEVA VÍCTIMA

Entretanto, el número de víctimas mortales a causa del terremoto ascendió a 295, después de que falleciera uno de los heridos que se hallaba hospitalizado en Roma, según informaron los Carabinieri de L'Aquila.

Se trata de un joven de 19 años que fue trasladado el mismo 6 de abril al hospital Fornanini de la capital italiana con pronóstico grave. El chico murió esta noche a causa de los traumatismos sufridos.