Cae una banda que usaba a menores para robar en viviendas y se intervienen 5,5 kilos de oro

Los ladrones acudían a una joyería de la provincia de Tarragona donde vendían su material

VALENCIA, 17 (EUROPA PRESS)

La Policía Nacional ha desarticulado una banda que utilizaba a menores de edad, en su mayoría serbocroatas, para robar en viviendas de provincias de toda España, y les han intervenido un total de 5,5 kilogramos de oro en joyas.

En la operación, denominada 'Balcanes', se han detenido a seis personas en Tortosa, Valdepeñas y Madrid, entre ellas a un joyero y a la mujer encargada de organizar los robos y de dirigir a los menores en la materialización de las sustracciones, según explicó hoy el jefe de la Unidad Central de Delincuencia Especializada y Violenta (UDEV) de la Policía Judicial, Serafín Castro.

La mayoría de domicilios en los que se produjeron los robos están en la zona sur de España, sobre todo, por Andalucía occidental, donde 13 propietarios reconocieron los objetos robados; así como seis más de Madrid, otro en Valencia y uno más en Reus. Los robos eran rápidos, de entre 5 y 10 minutos, y se solían perpetrar con fuerza, por el método del resbalón o de la escala.

La investigación se inició en noviembre, a raíz de varios robos cometidos en viviendas de la provincia de Valencia. Las primeras pesquisas condujeron a los agentes a una joyería de la provincia de Tarragona, donde acudían periódicamente varias de las personas presuntamente implicadas en los robos tras mantener contactos con el propietario.

Estas personas, que residían y se desplazaban en caravanas, acumulaban los objetos sustraídos en las viviendas hasta que consideraban que la cantidad tenía la suficiente entidad para ser vendida al receptador, que normalmente era un joyero.

Posteriormente, se ponían en contacto con él, que se desplazaba hasta el emplazamiento de las 'viviendas móviles', para comprar las joyas al peso. Por lo general, el joyero solía coger un avión para acudir a España a comprar el oro, y para regresar a su país, Italia, alquilaba un coche, donde escondía los lingotes de oro. El precio acordado se establecía muy por debajo del precio real del oro.

Los agentes descubrieron que el principal investigado y un acompañante se iban a desplazar hasta la localidad cordobesa de Palma del Río para cerrar un trato. Fue en ese momento cuando los policías interceptaron el vehículo con el que pretendían trasladar los efectos adquiridos hasta Tarragona, y detuvieron a uno de los compradores, a un joyero. En el turismo, hallaron 2,6 kilogramos de oro en joyas, y 73.000 euros.

En el registro del domicilio y del establecimiento del joyero detenido, los agentes intervinieron también más de dos kilos de oro en joyas, un lingote de oro blanco, 29 relojes, un estuche con diferentes brillantes y polvo de diamante, 22.600 euros y cuatro hornos de fundición. El joyero solía fundir las piezas adquiridas en su domicilio para, posteriormente, dar salida al metal en Italia.

Así mismo, los policías localizaron y detuvieron a la máxima responsable de uno de estos grupos, una mujer residente en Madrid, a quien se le imputan seis robos cometidos en la ciudad de Madrid, uno en Reus y otro en Valencia. Esta mujer era supuestamente la encargada de organizar los robos en las viviendas y de dirigir a los menores para materializar las sustracciones, cuya menor corpulencia y tamaño les permitía entrar por lugares de difícil acceso.

Los detenidos, la mayoría de origen serbocroata, y alguno de nacionalidad italiana, ya han sido puestos a disposición judicial, según confirmó Castro. La Policía ha puesto a disposición de los ciudadanos una web --www.policia.es--, donde se encuentran registrados los objetos intervenidos, para que sus propietarios puedan identificarlos y reclamarlos.

CLANES DE INTERCAMBIO

El agente Castro explicó que el clan desarticulado se dedicaba a introducir a menores en España para obligarles a cometer los robos. Este tipo de bandas, indicó, se encargan de introducir a menores de entre 10 y 14 años para que cometan robos al descuido.

Posteriormente, cuando tienen entre 14 y 18 años, roban en domicilios. Cuando pasan de los 18, se dedican a otras actividades delictivas, y se intercambian por otros delincuentes de España, porque "están fichados".

Asimismo, estos grupos de delincuencia organizada suelen alquilar a los menores de Croacia durante algún tiempo para traerlos a España, donde cometen los robos. Junto a ello, los organizadores de los clanes solían intercambiar a los menores de Francia a España.