Comienza el juicio contra una organización a la que se incautó el mayor alijo de la historia del narcotráfico en Galicia

Este juicio inaugura las nuevas dependencias de la Audiencia Nacional en el municipio de San Fernando de Henares (Madrid) MADRID, 16 (EUROPA PRESS) El juicio contra una organización de narcotraficantes que operaba en Galicia, desarticulada en 2003 en la denominada Operación Retro, comenzó hoy en la Audiencia Nacional con la declaración de los primeros acusados. En esta operación se incautaron más de 6.000 kilos de cocaína, el mayor alijo de la historia del narcotráfico en Galicia. Hoy se sentaron en el banquillo de los acusados 29 de los 41 procesados hace más de dos años como consecuencia de la operación contra cuatro organizaciones dedicadas a introducir cocaína a España por vía marítima, según relata el Ministerio Fiscal en su escrito de acusación. La sesión comenzó con la declaración de José Agra, quien respondió a las preguntas del fiscal y los abogados en estado de gran nerviosismo y llegó a pedir la asistencia de un médico. El fiscal pide para Agra 15 años de prisión. Tras él, compareció Evencio González, para quien piden 17 años de cárcel. Por su parte, Joaquín Dacosta, a quien se acusa de tráfico de drogas y pertenencia a organización, se negó a responder a las preguntas que le fueron formuladas. La sesión terminó con las declaraciones de Eldelmiro Piñerio y Rogelio Chao. Todos ellos negaron los hechos de que se les imputan. Este juicio es el primero que se celebra en la nueva sede de la Audiencia Nacional en la localidad de San Fernando de Henares (Madrid), inaugurada por el ministro de Justicia, Mariano Fernández Bermejo, la pasada semana. SE ALARGARÁ UN MES Según el calendario previsto, esta semana terminarán las declaraciones de los acusados, entre los que se encuentran ciudadanos españoles, colombianos, ucranianos y griegos, y la próxima semana comenzará el interrogatorio de los testigos. La envergadura del proceso hará que el juicio se alargue durante más de un mes. Todos los acusados se encuentran en libertad provisional por esta causa y se enfrentan a una petición fiscal de un total de 497 años de cárcel por su presunta implicación en la organización y transporte de un alijo de 283 fardos de cocaína --con un peso de 6.640 kilos-- y que fueron confiscados en octubre de 2003 a bordo del mercante 'South Sea'.