Cuatro de los 13 miembros que traficaban con drogas en Ciudad Real confiesan y aceptan 3 años de cárcel

CIUDAD REAL, 14 (EUROPA PRESS)

Cuatro de los trece miembros de una red de tráfico de drogas que han empezado a ser juzgados hoy en la Audiencia Provincial de Ciudad Real han reconocido los hechos y se han conformado con una pena de tres años cada uno.

Concretamente, A.A., para el que el fiscal pedía 8 años de prisión, ha visto reducida su pena a tres años y tres meses de cárcel, tras compensarse la agravante de reincidencia y la atenuante de adicción al consumo de drogas.

Otras tres personas, M.D.V., mujer del anterior, y los varones V.O.M. y A. K, para los que la acusación pública pedía 6 años para cada uno de ellos, cumplirán tres años cada uno tras reconocer los hechos.

En esta causa están declarados en rebeldía los presuntos cabecillas de la trama, Pablo Cuellar, conocido por el apodo de "Evelio" y Óscar Pozo, dos ciudadanos bolivianos que escaparon a la acción de la justicia hace tiempo. Asimismo, también han sido declarados en rebeldía otros dos encausados, que hoy tampoco estuvieron presentes en el inicio de la vista oral.

Para los siete encausados restantes, para los que el fiscal pide penas de 12, 6 y 3,6 años de prisión, comenzó el juicio, que se abrió con las declaraciones, en este caso, en condición de testigos, de los cuatro que se había conformado con las penas negociadas.

La sesión se ha completado con las declaraciones de dos procesados, J.C., una mujer boliviana, y M.I.L.A., un hombre de origen argentino y nacionalidad española.

La primera regentaba un club de alterne, situado en la carretera que une Ciudad Real y Puertollano, que, supuestamente, vendía la droga que le suministraba el cabecilla "Evelio" y que fue detenida cerca de la segunda población cuando regresaba del Puerto de Santa María (Cádiz) con un paquete de cocaína acompañada de A.K., que se acogió a una de las sentencias de conformidad.

La mujer, a preguntas del fiscal, señaló que conocía a "Evelio" de haber hablado una vez con él por teléfono y haber pedido, al saber que iba a Cádiz, a que hiciera una gestión ante alguien de allí que le debía 350 euros.

GRABACIONES

El Ministerio Público hizo escuchar varias conversaciones telefónicas grabadas a la mujer, en las que hablaba de manera normal con el presunto jefe de la banda, charlas en las que se manejaban diversas cantidades de dinero, que debían ser ingresadas en cuentas o que se debía pagar uno a otra y viceversa.

Por su lado, el segundo, M.I.L.A., del que también se escucharon grabaciones de conversaciones con "Evelio", está acusado de haber traído droga desde Argentina a España, vía Montevideo (Uruguay).

Reconoció que viajó a Buenos Aires para atender unos asuntos familiares y que el presunto cabecilla de la trama le pidió que le trajera un paquete con regalos que le iban a dar unos amigos, descubriendo enseguida que era droga y negándose a trasladarla, según su versión.

También rechazó que hiciera de "maestro" de otra acusada, que viajó con él a Sudamérica para indicarle donde podría comprar la droga, para que ella también trajera otra cantidad.

Los hechos, mediante la intervención de numerosas líneas telefónicas de móviles de los acusados, que entre ellos dijeron hoy no conocerse en la mayoría de los casos, se descubrieron entre finales de 2005 y principios de 2006,

La banda, cuyo centro estaba en Madrid, donde vivía "Evelio", actuaba en varias provincias españolas, teniendo como lugares de referencia las localidades de Beas de Segura (Jaén), Alhama de Granada y Ciudad Real. Asimismo, entre varios de los procesados existían relaciones sentimentales.