Desarticulada una banda acusada de estafar a financieras de centros comerciales con documentos falsos

ALMERÍA, 29 (EUROPA PRESS)

La Policía Nacional ha desarticulado en Almería una trama dedicada a estafar financieras asociadas a establecimientos comerciales de la provincia y ha detenido a cuatro miembros, entre ellos los dos líderes de la organización, Francisco L.H. y Francisco José V.G., que se valía de su trabajo como repartidores e instaladores para colocar la mercancía que, al parecer, obtenían de forma fraudulenta.

Los otros dos detenidos, Álvaro M.S. y Francisco José G.A., según informó la Comisaría Provincial en una nota, eran los encargados de realizar las compras a través de documentos que previamente habían sido falsificados por los cabecillas de la red mediante el uso de la identidad de un vecino de Murcia, a cuyo nombre contrataban los créditos para el pago de, en su mayoría, aparatos electrónicos.

La investigación se inició a raíz de la sospechas que levantó en el propietario de un local comercial ubicado en la barriada capitalina de El Alquián la documentación que habían presentado ambos jóvenes, de 20 y 22 años y naturales de Ciudad Real y Cádiz, para adquirir varios televisores de plasma.

Tras su análisis, los agentes comprobaron que el DNI que registraron en la tienda pertenecía a un vecino de murcia y que habían utilizado su identidad para fotografías, nóminas, contratos de trabajo y domiciliaciones bancarias, por lo que prepararon una cita controlada con Álvaro M.S. y Francisco José G.A. después de que éstos intentasen perpetrar otro fraude en el municipio de El Ejido.

De la investigación posterior se desprende que Francisco L.H. y Francisco José V.G. eran los encargados de planificar los golpes, por lo que se concertó un encuentro en el parque de Las Almadrabillas de Almería en el que los agentes debían fingir estar interesados en la adquisición de varios productos.

Los cuatro arrestados, que en una parte se quedaban con la mitad del valor del mercado de los electrodomésticos y por otra se beneficiaban de su reventa han pasado a disposición de la autoridad judicial como presuntos autores de un delito de estafa y otro de falsedad documental.