Desarticulada una banda por falsificar documentos para regularizar a extranjeros

Algunos extranjeros pudieron tramitar contratos de trabajo dada la calidad de las falsificaciones MÁLAGA, 31 (EUROPA PRESS) La Policía Nacional ha desarticulado una banda organizada dedicada a la falsificación de documentos de identidad y de viaje para favorecer la entrada irregular de inmigrantes en España, y que vendían a cambio de un importe que oscilaba entre los 600 y los 800 euros. Los 12 detenidos --once de nacionalidad brasileña y uno español-- vendían la documentación por unos importes que oscilaban entre los 600 y 800 euros. La operación 'Primo', desarrollada en Madrid, Málaga y el municipio malagueño de Antequera, se ha saldado con 12 detenidos, entre ellos un experto en aplicaciones de diseño asistido por ordenador. Los agentes han practicado tres registros domiciliarios, uno en Málaga y dos en Madrid, en los que intervinieron gran cantidad de material informático y diversa documentación, según informó la Policía en un comunicado. La investigación comenzó el pasado mes de enero en Málaga cuando los agentes detectaron una falsificación de gran calidad de una tarjeta de residencia para extranjeros. A partir de ese momento, los investigadores descubrieron una organización criminal que operaba en diversas provincias españolas. Según los investigadores, el experto informático trabajaba desde su propio domicilio en Madrid con dispositivos electrónicos para la falsificación. Estaba especializado en delitos de falsedad de documentos oficiales, tales como tarjetas de residencia española para extranjeros, cartas de identidad y permisos de conducir portugueses. Otro de los miembros de la organización era el encargado de suministrar los materiales y adoptaba fuertes medidas de seguridad para evitar la actuación policial, hecho que dificultó su identificación. Los integrantes de la banda vendían los documentos de identidad portugueses y españoles en el mercado ilícito por cantidades que oscilaban entre 600 y 800 euros la unidad. Las falsificaciones eran tan difíciles de detectar que en algunos casos permitieron a los extranjeros que las habían comprado tramitar contratos de trabajo. REGISTROS Entre los efectos intervenidos, se encuentran cuatro ordenadores, una impresora, una plastificadora, dos sellos sellos de Portugal, una planta para el reticulado plástico de los documentos españoles y gran cantidad de plásticos con la filigrana de seguridad portuguesa y de papel para el soporte de los documentos. También se incautaron de una cortadora de papel milimétrica; útiles de falsificación de documentos, tales como remachadoras, cúter, tijeras, reglas, papel de impresión fotográfico y tinta invisible; varios programas informáticos de tratamiento avanzado de imágenes y dos pendrives; fotografías tamaño carné de diferentes personas; una prensa, y 10 teléfonos móviles. Los agentes intervinieron también siete tarjetas de residencia para extranjeros a nombre de personas falsas, dos cartas de identidad portuguesas falsas, un permiso de conducir portugués falso, varios contratos de trabajo falsos, nóminas falsas, diversas asignaciones de número de la Seguridad Social y agendas y otro tipo de anotaciones con identidades.