Desarticulada una trama nacional de pagarés falsos y detenidas 17 personas, además de otras nueve imputadas

MURCIA, 17 (EUROPA PRESS)

La Guardia Civil de Murcia ha desmantelado una trama nacional de circulación de pagarés falsificados a empresas con gran prestigio comercial, logrando interceptar varios de ellos por importe de más de tres millones de euros, y que se saldó con la detención de 17 personas, además de otras nueve imputadas, como supuestas autoras de un delito de estafa, siendo la mayoría empresarios o intermediarios financieros. La operación continua abierta, no descartando que se produzcan nuevas actuaciones y detenciones.

Los agentes, en la denominada 'Operación Bahía', desarrollaron sus investigaciones durante varios meses, teniendo incluso que desplazarse a Albacete, Toledo, Cádiz, Granada, Sevilla, Valencia, Alicante y Madrid.

Los hechos se remontan al pasado mes de octubre, cuando una importante empresa ubicada en la Región de Murcia detectó y denunció que estaban circulando pagarés suyos falsificados y que se estaban intentando negociar en varios puntos de España, figurando como beneficiarias otras sociedades mercantiles.

En el curso de las investigaciones se detectaron igualmente pagarés de otra importante empresa, radicada en Madrid, a la que igualmente le estaban siendo falsificados pagarés con el mismo 'modus operandi', informaron en un comunicado fuentes de la Guardia Civil, que destacaron que, "desde el primer momento, se ha contado con la total colaboración de las empresas afectadas".

Así, los investigadores constataron que estos pagarés iban siendo endosados como cesiones de crédito entre distintas empresas y particulares, teniendo como garantía el hecho de la reconocida solvencia de las supuestas empresas emisoras, lo que generaba confianza entre algunas personas y empresas, así como sociedades financieras que actuaban de buena fe, y en entidades bancarias que admitieron el descuento de pagarés en las "líneas de descuento" que tenían las personas que los presentaban al cobro.

En muchos casos, los pagarés eran endosados como pago de deudas entre empresarios, algunos de los cuales "conocían sin duda el origen falso de los pagarés", siendo presentados dichos efectos al cobro por titulares de un tipo de empresas generalmente de poca entidad y con dificultades económicas que accedían a efectuar el descuento en sus líneas de crédito para hacerse en pago de deudas o simplemente a cambio de una comisión, añadieron.

Se da la circunstancia de que en más de un caso los pagarés falsificados fueron incluso "duplicados", es decir, falsificados de otro falso a su vez para intentar su descuento en distintas entidades bancarias en puntos diferentes de España.

En todos los casos las empresas que en principio figuraban como beneficiarias de los pagarés se constató que nunca habían mantenido relaciones comerciales con las empresas cuyas identidad comercial se había suplantado para confeccionar los pagarés falsos, siendo además empresas de los mas diferentes sectores mercantiles, que en muchos casos nada tenían que ver con las actividades de las empresas suplantadas.

Hasta el momento se han detectado la circulación de pagarés falsificados por importe de más de tres millones de euros, que pudieron ser interceptados sin que llegasen a hacerse efectivos, en muchos casos porque las propias empresas suplantadas alertaron de su existencia. Igualmente, los agentes encargados del caso han comprobado la "ejecución y abono" de pagarés por importe de unos 500.000 euros.

La rapidez con que estos efectos de crédito circulaban de provincia en provincia obligó a los investigadores a desplazarse por varios puntos de España y practicar detenciones y/o imputaciones, según el caso, de personas implicadas. De hecho, los agentes de la Guardia Civil tuvieron que desplazarse a Albacete, Toledo, Cádiz, Granada, Sevilla, Valencia, Alicante y Madrid, practicando un total de 17 detenciones y nueve imputaciones, la mayoría de ellos empresarios o intermediarios financieros.

En concreto, en Murcia se detuvo se seis personas y se imputó a otras cuatro, mientras que en Cádiz hubo un detenido y tres imputados, en Granada otro detenido, en Albacete cinco detenidos y un imputado, en Valencia tres detenidos y un imputado, así como otro detenido en Alicante.

RAMIFICACIÓN EN NAVARRA.

En el desarrollo de las investigaciones, los agentes de la Guardia Civil también descubrieron que algunos de los detenidos estaban implicados en una estafa sufrida por una empresa de Navarra, a la que le habían adquirido productos a través de una empresa 'tapadera', desviando el material adquirido a terceras empresas, ascendiendo el valor total de lo estafado a la cantidad de 60.000 euros.

Uno de los detenidos estaba igualmente denunciado por la apropiación indebida de un vehículo de gran cilindrada, que fue recuperado en el transcurso de las investigaciones, concluyeron las mismas fuentes.