Detienen en Pineda de Mar (Barcelona) a un camorrista con una condena pendiente por homicidio

BARCELONA, 12 (EUROPA PRESS) Los Mossos d'Esquadra detuvieron anoche en Pineda de Mar (Barcelona) a un miembro de la Camorra napolitana sobre quien pesaba una orden de detención y extradición de Italia por una sentencia pendiente por dos delitos de homicidio doloso, tráfico de drogas y pertenencia a organización criminal. Según explicó el inspector subjefe de Investigación Criminal de los Mossos, Josep Monteys, la investigación se inició hace un mes tras recibir informaciones ciudadanas que apuntaban que entre las poblaciones de Calella (Barcelona) y Pineda podía estar escondido un individuo buscado por la policía italiana para cumplir una sentencia firme de 1994 que le imponía una pena de más de 20 años de cárcel. Pietro M., de 50 años y nacido en el municipio italiano de Nocera Inferiore, cerca de Salerno, tenía responsabilidades en un clan camorrista de aquella zona y tenía antecedentes por tráfico de armas y varios robos con intimidación. Gracias a la colaboración con la policía italiana, los Mossos pudieron localizar, seguir e identificar al sospechoso, hasta que ayer por la tarde le interceptaron en plena calle, solo y desarmado, y le arrestaron sin que opusiera resistencia. Según Monteys, Pietro M. se escondía en Catalunya --como varios de los mafiosos detenidos en la costa catalana en los últimos meses-- pensando que la colaboración policial internacional no funcionaría para localizarle. En principio, el sospechoso no llevaba a cabo ninguna actividad delictiva en Catalunya, lo que ha dificultado la operación, aunque se están investigando sus actividades, con quién se relacionaba y si dirigía algún clan mafioso que operaba en el sur de Italia desde Pineda. El camorrista fue trasladado entre fuertes medidas de seguridad --para preservar su integridad y la de los agentes-- hasta la comisaría de los Mossos en Les Corts, donde permanecerá hasta que terminen las diligencias policiales y sea trasladado a la Audiencia Nacional para ser extraditado. En los últimos meses la Guardia Civil y la Policía Nacional también han detenido a varios mafiosos italianos afincados en Catalunya y huidos de la justicia de su país. Monteys considera que la proximidad geográfica, el clima y el idioma similares, y la presencia de muchos turistas europeos facilita que estos mafiosos pasen más desapercibidos en la costa catalana.