El Gobierno colombiano reitera que detrás del espionaje telefónico están unas mafias

  • Bogotá, 22 feb (EFE).- El Gobierno colombiano aseguró hoy que detrás de las interceptaciones telefónicas a opositores, jueces, periodistas y otras personalidades están unas mafias que incluso han realizado escuchas al presidente Álvaro Uribe y sus más cercanos colaboradores.

El Gobierno colombiano reitera que detrás del espionaje telefónico están unas mafias

El Gobierno colombiano reitera que detrás del espionaje telefónico están unas mafias

Bogotá, 22 feb (EFE).- El Gobierno colombiano aseguró hoy que detrás de las interceptaciones telefónicas a opositores, jueces, periodistas y otras personalidades están unas mafias que incluso han realizado escuchas al presidente Álvaro Uribe y sus más cercanos colaboradores.

El ministro del Interior y Justicia, Fabio Valencia, aseguró a Caracol Radio que incluso el propio Gobierno es víctima de un pequeño grupo aliado con la mafia que proporciona información privilegiada de todas las instancias del Estado a guerrilleros, paramilitares y narcotraficantes.

"Se ha conformado al interior del DAS un grupo delincuencial, una mafia que no solamente atenta contra la seguridad del Estado sino que se dedicó, según las denuncias hechas por la revista Semana, a interceptar teléfonos del propio presidente y sus colaboradores más cercanos", señaló el funcionario.

La última edición de Semana, que salió a circulación este sábado, reveló que durante varios meses el Departamento Administrativo de Seguridad (DAS), dependiente de la Presidencia, realizó escuchas ilegales y denunció que dentro de ese organismo existe una red que vende informaciones de inteligencia a narcotraficantes, paramilitares y guerrilleros.

Valencia pidió una drástica sanción a los responsables del hecho y pidió a los medios de comunicación que revelen las identidades de quienes están proporcionando la información, para que se acelere el proceso y detectar a los responsables.

Por su parte, el ministro de Defensa, Juan Manuel Santos, señaló a esa misma emisora que hay personas que están "pescando en río revuelto", tratando de aprovechar con fines políticos unas irregularidades que atentan contra la seguridad del Estado.

Santos también descartó que el Gobierno esté involucrado con las escuchas a opositores, magistrados que llevan procesos contra aliados de Uribe y periodistas críticos a la actual administración.

Asimismo, indicó que lo que esta pasando en el DAS es obra de un grupo de "criminales" que le están vendiendo información a "enemigos del Estado".

"Es una situación muy grave y hay que llegar el fondo", subrayó.

Un nuevo escándalo sacude al servicio de inteligencia de Colombia por las denuncias de que interceptó los teléfonos y correos electrónicos de dirigentes de la oposición, magistrados, periodistas y otras personalidades, lo que obligó al Gobierno a ordenar una investigación.

El director del DAS, Felipe Muñoz, aseguró que junto a la Fiscalía y al Ministerio Público se creará un grupo elite que investigará esas denuncias y negó que desde su dependencia o desde el Gobierno se haya impartido la orden de realizar las escuchas telefónicas.

Varios de los documentos y grabaciones de las conversaciones que recopiló el DAS fueron destruidos entre el 19 y 21 de enero pasado, ante la llegada de Muñoz como nuevo director desde el 22 de ese mes, según la investigación periodística de Semana.