El Gobierno de Morales lamenta que la ONU ignore sus esfuerzos en la lucha antidrogas

  • La Paz, 24 mar (EFE).- El Gobierno de Evo Morales lamenta que la ONU ignore los esfuerzos que realiza Bolivia en la lucha antidrogas y desconozca la realidad del país en ese ámbito, afirmó el ministro de Gobierno (Interior), Alfredo Rada, en una entrevista que publica hoy el diario La Prensa.

La Paz, 24 mar (EFE).- El Gobierno de Evo Morales lamenta que la ONU ignore los esfuerzos que realiza Bolivia en la lucha antidrogas y desconozca la realidad del país en ese ámbito, afirmó el ministro de Gobierno (Interior), Alfredo Rada, en una entrevista que publica hoy el diario La Prensa.

"La realidad es que aquellos que indican que en nuestro país prolifera este negocio, me parece, no están viendo las cifras", afirmó el ministro en alusión a las declaraciones de Cristina Albertín, representante de la Oficina contra la Droga y el Delito de la ONU en La Paz.

Albertín dijo que el crecimiento de las plantaciones de hoja de coca en Bolivia implica "obviamente" el aumento de la producción de cocaína en el país.

Según Rada, la representante de la ONU "pasa por alto que hace por lo menos un año y medio el rebalse de la producción de cocaína procedente de Perú ingresa en Bolivia, en algunos casos, en tránsito".

Explicó que según datos de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Narcotráfico (FELCN), de las incautaciones hechas en ese período, cerca de un tercio corresponde a droga peruana.

"Ignorar esta realidad, ajena al país en cuanto a la producción, pero que nos afecta por el tránsito, es mostrar que no hay un verdadero conocimiento de la lucha contra las drogas en Bolivia", aseveró.

Además, el responsable de Interior lamentó que con gobiernos anteriores los organismos internacionales actuasen como patrones y no como socios del Ejecutivo en la lucha antidrogas y achacó las declaraciones de Albertín a que "reproduce, un poco, por inercia esa lógica".

Rada defendió que su país está llevando a cabo "esfuerzos muy grandes" en el control de la producción de hoja de coca y una persecución y sanción a los operadores del narcotráfico.

"No es ni será política del Gobierno autorizar el libre cultivo de la hoja de coca. Debe haber un control social en aquellos lugares en que está permitido el cultivo (los Yungas, en el trópico paceño y el trópico de Cochabamba)", fuera de los que, afirmó, "no cabe concertación alguna y se procede a la erradicación pura y simple".

Rada aseguró que el desempeño de las fuerzas nacionales desde la expulsión de Bolivia de la agencia antinarcóticos estadounidense DEA no ha impactado negativamente en los operativos antidrogas, sino que "el desempeño de estas fuerzas ha mejorado" con más detenciones e incautaciones de drogas.

Además, el ministro afirmó que en Bolivia no se puede hablar de "peces gordos" del narcotráfico o "carteles de narcotraficantes" que, dijo, fue una realidad que el país vivió en los años 80 y 90, sino de "peces medianos".

"Tal vez haya algunos clanes que operan este ilegal negocio, pero las fuerzas antinarcóticos militares y policiales están actuando contra esos delincuentes, los detienen y desarticulan redes de narcotraficantes", sostuvo al respecto.

El ministro insistió en que la lucha antidrogas debe convertirse en "una cruzada nacional" en la que se deben dejar de lado "las diferencias políticas" y reiteró la apuesta de su Gobierno por la regionalización de la lucha antidrogas que, manifestó, "ya es una realidad".