Fijan para mayo el juicio a una red, afincada en Marbella, por blanquear 62 millones de euros

MÁLAGA, 12 (EUROPA PRESS)

La Audiencia Provincial de Málaga tiene previsto juzgar el próximo mes de mayo a un grupo organizado, afincado en Marbella (Málaga) y formado por 16 personas, que presuntamente se dedicaba a facilitar a delincuentes de diferentes países, principalmente narcotraficantes, la posibilidad de convertir las divisas obtenidas de forma ilícita y les ayudaba a ocultar ese origen ilegal del dinero, por lo que la Fiscalía les acusa de blanqueo de capitales.

El volumen de divisas, sobre todo libras esterlinas, presuntamente cambiadas por la organización es de 62,2 millones de euros de 2000 a 2004. El juicio se celebrará en la Sección Primera y está previsto inicialmente que tenga lugar los días 11, 12 y 13 de mayo, según informaron fuentes judiciales.

El fiscal pide una pena total de 88 años de prisión. Según sus conclusiones provisionales, a las que tuvo acceso Europa Press, los acusados, algunos extranjeros, formaban una organización "perfectamente estructurada", unida por vínculos familiares o de amistad y dependencia, pero sobre todo "unida por la finalidad de obtener dinero fácil".

Según explica la acusación pública, la organización se dedicaba presuntamente al blanqueo en la fase conocida como "de colocación del dinero", a través de una oficina de cambio y de una red de sociedades dedicadas al alquiler de vehículos o sin actividad. Al frente estaba Manuel G.F., que mantenía "numerosos contactos" con personas que habían sido detenidas y condenadas por delitos graves.

Así, a través de las intervenciones telefónicas y de las vigilancias policiales, la acusación dice que éste "mantenía frecuentes contactos con delincuentes de diferentes nacionalidades", que están acusados en esta causa, a los que se les vincula con delitos como homicidio doloso, tráfico de drogas, pertenencia a organización ilegal de tráfico de tabaco, estafa, falsificación o robo. También tuvo relación con otros a los que no se ha localizado.

Manuel G.F. tenía la ayuda, según el ministerio público, de su amigo personal y socio, Juan D.D., quien solicitó la apertura de una agencia de cambio en la avenida del Prado de Marbella. Asimismo, con la colaboración de sus esposas, fueron constituyendo sociedades de alquiler de coches, en concreto cuatro, todas con domicilio social en Nueva Andalucía, administradas por el presunto responsable de la organización.

Los cambios de divisas, fundamentalmente de libras esterlinas, continúa el relato de la acusación pública, "fueron en aumento" y eran "totalmente desproporcionados con la actividad comercial" de los 'rent a car', "donde acudían escasos clientes". Los cambios los materializaba el responsable de la red, que portaba las divisas en bolsas de plástico e iba acompañado por su hijo, "también conocedor de la actividad ilegal".

El fiscal apunta que el cuñado y otros dos empleados colaboraron con las actividades ilegales. Asimismo, la compañera sentimental de otro de los acusados extranjeros constituyó junto con el presunto responsable de la red una empresa que adquirió una finca en el municipio malagueño de Benahavís. Además la mujer también realizó cambios de divisas en el banco.

Según el representante del ministerio público, "paralelamente a la realización de las actividades delictivas, el patrimonio de los principales implicados fue aumentando considerablemente, habiéndoseles intervenido judicialmente numerosas propiedades", en concreto, cinco en Marbella a Manuel G.F. y su mujer, de quienes se incautaron también activos financieros por valor de 343.979 euros y dinero en efectivo.

Al socio y su mujer se les intervinieron dos fincas, activos financieros por 286.887 euros, una embarcación de recreo y dos vehículos. Ambos matrimonios iniciaron los trámites para construir un centro comercial. A las empresas de vehículos, se les intervinieron 81 vehículos.

De los 16 acusados, 13 son para el fiscal autores de un delito de blanqueo de capitales, mientras que los otros tres serían cómplices del mismo delito. Así, para Manuel G.F. y su socio solicita para cada uno ocho años de cárcel, mientras que para los considerados autores pide seis años y para los cómplices dos años de prisión.