Garzón encarcela a uno de los abogados vinculados a la mafia rusa y deja en libertad con medidas a los otros dos

MADRID, 17 (EUROPA PRESS)

El juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón envió hoy a prisión a uno de los abogados detenidos el pasado miércoles en la provincia de Málaga por blanquear dinero para la mafia rusa 'Tambovskaya-Malysevskaya', y dejó en libertad con medidas cautelares a los otros dos.

Tras tomarles declaración a lo largo de la mañana, el magistrado decretó la prisión provisional para Kiril Illine Yudashev, al que imputa los delitos de blanqueo de capitales y asociación ilícita y acusa de "estar integrado en las organizaciones criminales que se investigan en la causa", que fue desmantelada en junio pasado en la denominada 'Operación Troika'.

Además, dejó en libertad con medidas cautelares a Francisco Eloy Ocaña Palma, al que impuso una fianza de 10.000 euros, y Antonio de Fortuny Maines, de 76 años, que tendrá que comparecer semanalmente ante el juzgado más próximo a su domicilio.

Según tres autos que fueron comunicados tras el levantamiento parcial del secreto del sumario, Yudashev, "siguiendo las instrucciones" de los líderes de la organización y en especial de Sergei Kouzmine, desarrolló "una actividad fundamental para el mantenimiento de la dinámica delictiva" del grupo.

Para ello, ordenaba "las acciones pertinentes a desarrollar" a personas y estructuras societarias españolas y extranjeras,*en su mayoría*de nacionalidad rusa.

13 DETENIDOS

En el marco de esta operación, Garzón decretó, el pasado 17 de junio, la prisión incondicional de 13 detenidos, a quienes se les imputaron la comisión desde 1998 de los delitos de asociación ilícita, blanqueo de capitales, falsificación en documento mercantil, delitos contra la hacienda pública, falsedad en documento oficial y simulación de contrato.

Según el magistrado, todos ellos estarían vinculados a la organización criminal conocida como 'Tombovskaya-Malysevskaya' en la que componían "una homogénea estructura subjetiva en la que los principales dirigentes habían sido incluso compañeros de banda en su juventud, compartían responsabilidad y se repartían segmentos de poder".

Con el objetivo de incrementar su riqueza, borrar su pasado criminal, vivir "sin problemas" en España o proporcionar auxilio a otros delincuentes, los acusados empleaban sus contactos y sus actividades lucrativas para "pedir u otorgar favores en el ámbito político, económico, financiero y judicial".

La mayoría, con antecedentes penales en Rusia y otros países como Suiza y EE.UU., cometieron asesinatos, tráfico de armas, extorsión, estafa, falsedades, tráfico de influencias, cohecho, negociaciones prohibidas, contrabando, tráfico de drogas, palizas por encargo y amenazas. Contaban además con un equipo de asesores jurídicos-financieros que canalizaban todos los fondos alcanzados mediante sus actividades criminales.

PETROV, EL 'CAUDILLO'

Entre los detenidos se encontraba el supuesto 'capo' Gennadios Petrov, a quien sus subordinados llamaban 'caudillo', y que acumuló un valor patrimonial, bien en efectivo como en bienes muebles e inmuebles, que superaba los 30 millones de euros. En España mantenían las sociedades Inmobiliaria Calvia 2001, Inmobiliaria Balear 2001, Drever LImited y Centros Comerciales Antei.

El grupo también estaba integrado por Alexander Malyshev, lugarteniente de Petrov; y Vitali Izguilov, cuyo ingreso en prisión por la 'operación avispa' en 1995 le supuso su ascenso en la comunidad criminal. También fueron arrestados un gestor inmobiliario y dos abogados españoles, Juan Antonio Félix Untoria y Julián Jesús Angulo, acusados de delitos de asociación ilícita, blanqueo de capitales y falsedad contable.