Intervenidas cinco embarcaciones con seis toneladas de hachís procedentes de Marruecos para su distribución en Europa

MADRID, 18 (EUROPA PRESS) Una operación conjunta entre la Policía Nacional, el Servicio de Vigilancia Aduanera y la Policía Judiciaria de Portugal ha permitido detener a tres individuos e intervenir cinco embarcaciones rápidas en Lisboa y en el puerto deportivo luso de Vilamoura cargadas con seis toneladas de hachís que iban a ser distribuidas en Europa. Según informó la Policía en un comunicado, la droga había sido trasladada por vía marítima desde Marruecos hasta Portugal para su posterior envío hacia el Reino Unido y otros países de la Unión Europea. Las investigaciones comenzaron hace seis meses, cuando los investigadores detectaron la presencia de una organización dedicada a introducir importantes cantidades de hachís en España y Portugal. Según las pesquisas, el destino final de los estupefacientes se extendería al mercado de otros países de la Unión Europea. Para ello, el grupo había movilizado recientemente dos embarcaciones hasta el sur de Portugal, por lo que los agentes se pusieron en conocimiento de las autoridades policiales del país lusitano. Ambas embarcaciones fueron sometidas a una vigilancia permanente por los agentes, quienes luego determinaron su salida el pasado día 14 por la noche y su posterior regreso unas 24 horas más tarde. Los investigadores sospecharon que dichas embarcaciones podrían estar cargadas de hachís, camuflado en dobles fondos que previamente se habrían practicado en las mismas. EMBARCACIONES OCULTAS EN LISBOA Una de las embarcaciones fue inmediatamente trasladada hasta una nave situada a las afueras de Lisboa y la segunda permaneció en el puerto deportivo de Vilamoura a la espera de ser transportada. Los investigadores mantuvieron las labores de vigilancia en ambos emplazamientos, donde más tarde acudieron los presuntos organizadores del transporte de la droga. En ese momento, se procedió a la detención de dos ciudadanos británicos que pretendían recoger la embarcación amarrada en el puerto deportivo y un ciudadano belga que se personó en la nave industrial. En el registro de la nave se hallaron otras tres embarcaciones que, junto a las otras dos, ocultaban en su interior importantes cantidades de hachís. En total se incautaron 6.000 kilos de esta sustancia estupefaciente. Las investigaciones continúan abiertas ante la sospecha de que la organización podría contar con ramificaciones asentadas en España, así como en el resto del territorio de la Unión Europea. La investigación ha sido desarrollada conjuntamente por agentes del GRECO Palma de Mallorca de la Comisaría General de Policía Judicial, de la UDYCO de la Jefatura Superior de Cataluña, de la Unidad combinada de Vigilancia Aduanera de Melilla, y de la Policía Judiciaria portuguesa.