La red china desarticulada el lunes en Barcelona tenía encerrados a compatriotas bajo candado

BARCELONA, 3 (EUROPA PRESS)

La organización china dedicada al tráfico ilegal de personas que fue desarticulada el lunes en Barcelona, Badalona y Santa Coloma de Gramenet por la Policía Nacional tenía hacinados a compatriotas suyos en pisos a la espera de enviarlos al Reino Unido y a algunos los mantenía en habitaciones bajo candado.

Según informó hoy el Cuerpo, durante la operación los agentes liberaron a tres víctimas que se encontraban retenidas en habitaciones cerradas con cadenas y candados.

En la operación detuvieron a 54 personas, entre ellas los cinco máximos responsables del grupo, a quienes imputan los delitos de asociación ilícita, falsedad documental, detención ilegal y contra los derechos de los ciudadanos extranjeros; y a los 49 restantes les acusan de falsedad documental e infracción a la ley de extranjería.

La red utilizaba para el tráfico de personas, que captaban en su país de origen, pasaportes falsificados de diferentes países asiáticos que habían sido robados, y que se enviaban desde China por empresas de paquetería a comercios de Barcelona regentados por chinos que residían legalmente, que los ocultaban entre revistas y libros.

En los nueve registros intervinieron 26.000 euros en efectivo, 14 pasaportes falsificados de diferentes nacionalidades, un sello de entrada a territorio Schengen --que utilizaban para validar fraudulentamente la estancia en Europa de su portador--, 40 pasaportes chinos validados y 15 equipos informáticos.